ArteComentarioCostumbresCulturaEntretenimientoFolklore

Dos gorros elaboran similitudes y diferencias entre dos mundos

Gorros con orejeras. Parece obvio y, sin embargo, tan extraño. Estaba vistiendo a mi nieta para pasear en un día de nieve, y me sorprendió lo diferente que era su pequeño chullo que el gorro con orejas de gato de la vecina. Estos dos productos diferentes hacen demarcaciones sociales. Estaban tejidos con implicancias políticas.

El chullo se conoce desde el lejano pasado en los Andes, identificando al portador por género, étnia, comunidad de origen, y estatus social. Algunos arguyen que fue una apropiación andina del Birret español y otros notan la evidencia de gorros pre-colombinos. Arturo Jiménez Borja, es uno de los anteriores y asevera: «podríamos decir que su origen es entonces mestiza y que la principal adición andina fueron las orejeras». Otros insisten que las mismas son tan antiguas como el tejido en los Andes.

Antes de la influencia española, los gorros principales que encontramos intactos y más conocido Perú son los cuadrado de Huari y Tiwanaku, con sus cuatro esquinas y puntos.

Margot
Margot

Los gorros son una forma de identificación fácil para reclamar alguna asociación política. El moderno gorro con orejas de gato fue creado para «revindicar la palabra» inglesa “pussy” «de una manera positiva… Este es un proyecto de mujeres que apoyan a mujeres. «Según Jayna Zweiman, ella y Krista Suh fueron los creadores de los gorros cuadrados rosados fácilmente tejidos. Llamaron la atención en Washington en la marcha de las mujeres que en enero; protestaron contra el uso del presidente Donald Trump de la palabra “pussy” que se refiere al gato y también a la parte íntima de la mujer. Representó el acoso sexual que repudiaron las mujeres al buscar reivindicarse al dar vuelco al concepto con los gorros.

Pussyhat
Pussyhat

Mientras el chullo se identifica típicamente como gorro masculino, el gorro con orejas de gato es muy femenino, aunque muchos hombres los llevaron en apoyo del movimiento.

El chullo tradicional, no el comercial, suele ser tejido por hombres, en muchos casos por los padres para sus hijos. Las mujeres tejen los gorros gatos e incluían mensajes para las mujeres que marchaban a Washington. Este gesto de crear para otra persona también enlaza estos dos gorros en un hilo común. Los gorros eran necesarios para las mujeres que marchaban para calentar su cabeza en el frío fuerte de enero en la capital norteamericana. Los chullos son usados por los andinos para mantener la cabeza caliente en el frío de los Andes.

Ambos gorros se han convertido en símbolos y ahora declaraciones de moda. El chullo es alegremente usado por los ricos y famosos, aunque en el pasado se asociaba únicamente con el agricultor pobre, el indígena El gorro gato fue creado para ser simple para que la gente de toda capacidad pudiera crear su propio gorro para declarar al mundo que se oponían al abuso y el acoso.

Vi a las dos niñas prepararse para salir, sonriendo al ver que ya habían hilos de responsabilidad política entretejidos en sus vidas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba