Sin categorizar

Un gran poeta cusqueño, Gustavo Pérez Ocampo

Un destello pasó por mi pantalla el 19 de noviembre mientras bajaba las noticias se Facebook, “Un día como hoy nació Gustavo Pérez Ocampo”. La mirada contemplativa del hombre con sus lentes y barbas del chivo (de las cuales obtuvo su apodo “el chivo”) me llamaron la atención.

Pérez Ocampo fue conocido por sus poesía pero de ella dice: “La poesía es brutal, animal, hormonal, o para decirlo de una vez: la poesía es irracional. La literatura es obra del hombre racional. La poesía es obra de la parte animal que tiene el hombre… En otros términos: la literatura es una ciencia sin dejar de ser un arte. Se aprende sistemáticamente a hacer teatro, novela, cuento, crítica, ensayo. En cambio, la poesía es una intuición, una vocación, o más aún: una predestinación, una especie de maldición que cargamos los poetas. Los géneros literarios, entre ellos, la filosofía, tienen leyes y reglas. En poesía no hay tales. No estoy hablando de la versificación que es otra cosa. Por eso todo poeta es una isla que no comparte de la vulgaridad de las aguas que le rodean.”

Gustavo Pérez Ocampo

La isla de Pérez O. se ubicaba en su ciudad querida, Qosqo, el lugar que le vio nacer y vivir. Escribió de sus pasión por ella así: “donde las calles se cierran para demostrar su ternura y se alzan para decirnos su pretensión de llegar al cielo…donde no hay necesidad de cantar para saber la existencia de la poesía…donde las piedras han endurecido el tiempo, por eso, en los monumentos arqueológicos se encuentran fragmentos de eternidad…donde la chicha se enorgullece de poder convertirse en canto y lagrima…donde el huayno desata las formas del cholerío y amarra las manos de la pasión…donde nadie tiene nombre ni apellido, porque para ennoblecerse todos se llaman “cusqueños . . . ”

Sus palabras fluyeron por encima y por dentro de la vida de su pueblo, y dio voz al mismo no solo en su poesía sino también en su periodismo y docencia. Se propagaron sus pensamientos en su programa de radio así como en El Comercio Y El Diario El Sol, entre otros espacios

Quizás más importante que sus escrituras y sus muchos premios fue su docencia donde influía en mentes jóvenes. “Cientos de sus ex – alumnos cuentan con cariño sobre su calidad profesional y humana, sobre la filosofía de conocimiento y de vida que inculcaba en cada una de sus clases. Dictaba cátedra”

Fue apreciado por otros poetas y consiguió sus elogios. Un contemporáneo de Chile, J.M. Liscano le llamó “el poeta del corazón iluminado”, así valiéndose del poema titulado el mismo por Pérez Ocampo.

Estuvo en la vanguardia de la lucha por los derechos de la mujer, políticas sociales, y el reconocimiento de los problemas de los pobres. Escribió con hermosura en cuanto a cosas feas. El cusqueño Ángel Avendaño Farfán le declare “ el caballero de la justicia”. El poeta argentino describió su poesía de esta forma. “El caudal multiforme de su poesía tan tierna i “tan ala” a veces, i en otras empinada de reclamos humanos, o transida de amor – motivo inmortal – hace de él una suerte – maleficio o milagro de brujo que en la incandescencia de sus ojos se reflejan al mundo, los hombres i las cosas con iridiscencias inefables” .

Me uno a las palabras de Máximo Simpson cuando dice: “ojalá un día volvamos a encontrarnos para continuar nuestra plática de siempre: la poesía”

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

download almost uapkmod here | the best resources android apps on uapkmod.com