noticias

Se frie el TLC en la realidad del Perú

Harvesting POtatoes near Chinchero (Walter Coraza Morveli)

El libre comercio está cayendo al ventilador en el Perú estos días. Dada una baja masiva en los precios de la papa en el campo, por debajo del costo de producción, debido a las importaciones de papa industrial precocida de Europa.

La Confederación Campesina del Perú inició ayer una huelga general de 72 horas. Se siente con más fuerza en las regiones de Junín, Ayacucho, Andahuaylas, Huancavelica y Huánuco, pero también está afectando a otras regiones.

Las numerosas pollerías de Perú han dejado de valerse de papas locales y están comprando papas pre-preparadas, congeladas e importadas. Su costo basado en la agricultura industrial y el envío transoceánico es aún menor que él que requieren los peruanos para producir las papas y procesarlas. Aunque su sabor y calidad es muy inferior, las papas europeas dominan ahora el mercado de papas fritas en este país andino donde la papa fue domesticada y donde millones de personas todavía dependen de su cultivo a pequeña escala para el ingreso familiar.

El fundamentalismo del “mercado libre” sin tomar en cuenta valores fuera de las generadas por su estructura, amenaza con causar serios problemas sociales en el país andino.

Por consecuencia, los campesinos están marchando y bloqueando carreteras, exigiendo cambios en los regímenes de precios, incluso si eso no fuera posible en virtud de los acuerdos que Perú negoció con sus pactos de libre comercio.

Este problema es mucho más que simplemente de papas fritas para acompañar tu pollo a la brasa. En definitiva, se trata de la supervivencia de los pueblos rurales con sus más de diez mil años de historia y cultura local y su organización social.

Como se vuelve antieconómico para los campesinos continuar cultivando sus productos nativos, incluso con la ayuda de los servicios de extensión del Ministerio de Agricultura, más y más personas dejarán sus chacras y comunidades para migrar, ahora que han llegado a necesitar dinero para vivir. Las sociedades rurales colapsarán y un gran número de personas buscará trabajo en economías urbanas y rurales que no son lo suficientemente flexibles como para absorberlas. Es probable que desestabilice la política nacional en el futuro.

Además, el núcleo cultural del país, sus comunidades rurales, que sobrevivieron a 500 años de colonialismo a menudo brutal, ahora puede ver llegar su obituario. Durante siglos, las élites han planeado cómo dividir estas comunidades y tomar sus tierras. Con el libre comercio, ahora pueden obtener su deseo pero a un costo político horrible.

Quizás deban estudiar el ejemplo de México, su producción rural de maíz y el libre comercio. Los costos han sido altos. Y la inestabilidad y violencia grande.

Perú, a menos que cambie su mantra de libre comercio, se está preparando para pagar costos iguales o más severos a medida que la agricultura rural en pequeña escala se vuelva cada vez menos sostenible debido al libre comercio.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.