Comentario

Realidad y verdad

Por: Guido Rosendo Olivera Zapata

En el Perú gracias a unos audios de conversaciones entre magistrados, políticos y terceras personas desnuda la realidad de la justicia en el Perú, donde se oye a un magistrado de la corte suprema del Callao indicando a otro sobre una sentencia por abuso sexual a una niña de 13 años, llegada a su despacho en casación, expresando “Reduzco la pena o lo declaro inocente”, falta saber si el “tremendo juez” recibió dinero por dicha resolución.

El país y el mundo entero resulta indignado con ese proceder, el acusado en mención habría recibido sentencia en tribunal anterior, por más de treinta años por el delito gravísimo de violación sexual contra una menor, y el “tremendo juez” para proteger al delincuente agrega preguntando ¿qué paso? con la menor mencionando de manera grosera “la desfloraron”

LA REALIDAD es que los políticos pretenden engañar a la opinión pública con dobles discursos como el expresado por la señora Keiko quien niega ser la señora “K” mencionada en otros audios de la vergüenza, manifestando total respaldo al Presidente Vizcarra, cuando LA VERDAD es que con su bancada mayoritaria en el congreso viene sistemáticamente entorpeciendo al ejecutivo con claro propósito de no dejarlo trabajar bajo ningún motivo.

Miembros del partido de la señora “K” pretenden copar el poder judicial porque muchos de sus integrantes incluyendo a la señora Keiko y su esposo están acusados de lavado de activos, el secretario general de dicho bloque sería un mago, porque al entrar a dicho partido era cobrador de microbús, se ha vuelto una de las personas más prósperas y ricas del país de la noche a la mañana.

LA VERDAD El partido fujimorista copa el poder judicial al nombrar a jueces que les protegen, tales como el juez que en el velocísimo plazo de diez días declaró inocente a la señora ”K” de corrupción.

LA REALIDAD del poder judicial es un secreto a voces. Se encuentra manchada de corrupción porque casi todas las semanas se manifiestan personas reclamando justicia por sus litigios. LA VERDAD que nada funciona dentro del poder Judicial, no funciona la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) y otras entidades de control. Finalmente, el llamado a controlar a los jueces es el Concejo Nacional de la Magistratura, como se evidencia por hechos recientes, totalmente podrida por la corrupción.

LA VERDAD nadie controla a los jueces en el Perú, estos pueden hacer o sacar resoluciones como les viene en gana, amparados en normas que prescriben que las sentencias emitidas por “tremendos jueces”, no pueden ser revisadas.

El principal delito que comete un juez es el de Prevaricato. Código Penal “Artículo 418.- Prevaricato El Juez o el Fiscal que dicta resolución o emite dictamen, manifiestamente contrarios al texto expreso y claro de la ley, o cita pruebas inexistentes o hechos falsos, o se apoya en leyes supuestas o derogadas, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de cinco años.

LA VERDAD creemos que la solución parte por la creación de un tribunal constitucional de REVISION de todas las sentencias emitidas por los jueces de la república sobre delitos graves (terrorismo, sicariato, violación en todas sus modalidades, lavado de activos, peculado, asesinatos y otros).

¿Para librar de la cárcel a los corruptos, qué hacen los jueces? Sacan sentencias donde el acusado por corrupción u otro delito grave que por ley, debe tener pena privativa de libertad, pongamos solo como ejemplo 25 años, los “tremendos jueces” liberan al delincuente dándole solo 3 años y en libertad. Estos delincuentes teniendo complicidad con el juez, hacen que los corruptos sigan creciendo por la confianza que tienen en el poder judicial que los dejará en la calle para seguir asaltando y saqueando al país o cometiendo delitos tan graves que serían dignos de las peores películas de terror.

Luego de la revisión de la sentencia de los “tremendos jueces”, este tribunal de revisión si determinaría que el juez prevaricó en su sentencia. Dicha sentencia se corregiría y el delincuente tendría que purgar condena de 25 años y se sancionaría al juez prevaricador con la misma sentencia que se aplica al delincuente que protegió, es decir, “el tremendo juez” debe tener una sentencia de 25 años de pena de cárcel.

LA VERDAD seria que ningún juez se atrevería a proteger a ningún tipo de delincuente prevaricando, porque sobre el pesaría una sanción similar del delincuente que protegería prevaricando.

Foto referencia

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.