ingredientes

No hay como la palta nativa

Caminado de subida por la por la av. De la Cultura  a la altura de conjunto habitacional Mariscal Gamarra  nos encontramos con  una casera  que  vendía en su triciclo una variedad de frutas: piña, plátano, papaya, chirimoya, manzanas, mandarinas, naranjas  entre otros frutos. Pero además ella ofrecía  palta nativa.

Mi gran amigo David  que siempre nos visita se  emocionó al  ver  esta variedad. Dice  él que en los Estados Unidos  esta palta  no se encuentra así nomás.  Insiste los sabores de las paltas que encuentran ahí  son desabridas y muy conocidas. “Compremos uno para probar”, dijo.  La casera, bien arreglada con su pelo trenzado como de las mamitas de antaño y con su mandil colorido, nos dijo que la palta nativa recién le había llegado de Abancay, también dijo que estaba cremosita y tenía buen sabor.

Paltas entre otra fruta en la carreta (David Knowlton)
Paltas entre otra fruta en la carreta (David Knowlton)

Le pedimos una palta de 3 soles. Nos dio a escoger entre una variedad de tamaños. David dijo que sea una madurita para comerlo en el momento. La casera escogió, sintiendo  en sus manos y nos alcanzó la que le pareció mejor  para que al día siguiente pudiéramos probar la palta.

Estaba cremosita como la casera nos adelantó, dijo David satisfecho.  Que rico sería preparar con esta palta  un buen guacamole.

En el Cusco también  venden una variedad de  platos con palta,  pero ya no se utiliza mucho esta  variedad. Esta palta nativa va desapareciendo  con el pasar de  los años.

Cuando era niño y acompañaba a mi madre al mercado, se veía más de ésta variedad en los puestos de venta. Ahora  ya no se ve como antes. Pocos lo piden  y solo los que conocen de una buena palta degustan su sabor

La palta nativa es de  un sabor delicado, el color de su pulpa es como de un limón maduro, verde claro, y en el interior como núcleo tiene una pepa circular como su apariencia. La cáscara de esta palta es oscura como un café bien cargado. Es más dura y  más frágil que las demás variedades como la palta fuerte o la palta Hass que son las que ahora más se encuentran.

Palta Nativa de Abancay (Hebert Huamani Jara)
Palta Nativa de Abancay (Hebert Huamani Jara)

Esta palta llega al Cusco desde Abancay. En los mercados tradicionales de la cuidad como, San Pedro, Wanchaq, Ttio y Cascaparo,  como también en tiendas de abarrotes  y súper mercados ya no se ve mucho esta  variedad  nativa.

El hecho de que este fruto sea más frágil en comparación a las demás variedades. Da razón para que su precio  también es un poco más elevado que las demás. Claro que lo expenden según al  tamaño.  Los pequeños que caben en la mano de un niño de 10 años cuestan de 2 soles a 2. 50  y las más grandecitas que caben en la mano de un hombre adulto llegan a costar entre 3 a 3.50 la unidad.

Comer una buena palta  acompañando  algún plato con arroz y fritura es una delicia, por ello probar la variedad de paltas que se expenden es Cusco es fantástico, cada una tiene un sabor distinto algunas son blandas y cremosas, también hay duras y dulces, pero en los mercados se encuentra más la palta fuerte y las paltas pequeñas sin pepa.

El sabor de una palta nativa  es deliciosa y  delicada. Se puede preparar  al igual que las demás en diferentes platillos  o  también se puede comer con un toque de sal sin ningún acompañamiento.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

download almost uapkmod here | the best resources android apps on uapkmod.com