arqueología

Mama Yaku la madre agua

La majestuosa ciudadela de Machupicchu tiene 16 fuentes hermosas para rendir homenaje a Mama Yaku (Madre Agua), el agua que recorre éstas, se lanza de una a otra con los pies desnudos produciendo sonidos musicales y melodías que los unukamayoq o sacerdotes escuchaban atentamente para interpretar lo que quería decirles la Mama Yaku.

Marino Sánchez en su libro dedicado al santuario de Machupicchu escribe: “Bajaba reptando como una serpiente por el parecido con su movimiento. En sus paqchas de ofrenda tiene incorporada una canaleta por donde corre en zigzag. Su cabeza es el templo semicircular donde su ojo de piedra emerge de la roca”. El agua siempre fue muy amada porque sin ella no hay vida y los incas los sabían.

Inca Water Fountain (Walter Coraza Morveli)
Inca Water Fountain (Walter Coraza Morveli)

El agua es femenina y a veces en las alturas que pasan de los 4000 m.s.n.m la vemos caminar a lo lejos alrededor de las lagunas como una mujer con larga manta que le cubre la cabeza y las faldas bajas. Este espejismo solo suele suceder en los amaneceres brumosos donde es posible verlo con nitidez.

Los cronistas del siglo XVI no mencionaron específicamente el agua, pero lo hacen a través de las fuentes que son Wakas. Hasta el día de hoy el Qosqo cuenta con manantiales canalizados, en la basílica de la catedral si apoyamos la cabeza en la mesa del altar del Señor de Unupunku, el cristo de la “La puerta del Agua”, escuchamos una de las corrientes de agua que pasan por este lugar. También podemos escuchar las corrientes de estos manantes en el interior de inmuebles aledaños a la Av.Sol, donde estos vierten su caudal en el río Saphi que discurre por un cauce inka.

Existen muchas fuentes inkas y manantiales que aparecen como wakas en diferentes seques de los caminos de los Cuatro Suyos. Según se decía se les ofrecía conchas llamadas mullu que eran Hijas del Mar (Madre de todas las aguas) y aunque el termino mullu era aplicado a diferentes conchas del mar, se usaba con más frecuencia para el Spondylus. Este molusco es por lo general rojo o morado y vive en aguas ecuatoriales y también muy al norte del Perú.

Algunas de estas fuentes todavía existen, lastimosamente algunas ya no. Polo de Ondegardo nombra las siguientes:

• Pilkopuqyu, este manantial se encontraba junto a una casa en Patallapta.

• Teqseqocha que se encontraba en el interior de la casa de Diego Maldonado.

• Calispuqyu, donde iban a darse un lavado ritual los que se hacían orejones en el Raymi o fiesta del Warachiku.

• Kinuapuqyu una fortaleza que señalo el Inka Yupanki como adoratorio.

• Qorqorpuqyu donde el agua brotaba con ruido y a la cual se le ofrecían niños.

• Capipachan que estaba en Capi en el cual se solía bañar el inka

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.