Sin categorizar

“La música andina engloba a la música del mundo”

Sobre cómo la música andina puede ser la raíz de la creación de una nueva música y el abismo que nos separa de occidente. Entrevista a los creadores de “Trencito de los Andes”, por Manuel Vera Tudela Wither, en Riano, Roma, Italia. Agosto del 2016.

Felice (53) y Raffaelle Clemente (52) son dos hermanos italianos que viven en la tranquila Riano, a solo 28 kilómetros de Roma. Dedican toda su vida a la música andina con “Trencito de los Andes” y luego con “El Laboratorio de los huevos cuadrados”. Pero, ¿qué hacen dos italianos metidos en música andina? Fue un flechazo cuando niños escucharon por RAI Televisión unas zampoñas. Luego se hicieron adultos y vinieron a Sudamérica para estudiarla y se enamoraron.

Estudiaron desde adentro la música andina
Estudiaron desde adentro la música andina

Hoy tienen una convicción inverosímil: la música andina tiene un nivel de evolución inaudito y es la llave para la creación de una nueva música. Sin embargo, para muchos de nosotros sigue siendo una música primitiva, desafinada, aburrida y que solo se hace especial porque tiene algo “místico”. Ellos le quitaron todo lo “pachamámico”, la trataron con el rigor con que se trató al jazz, al rock y  la desmembraron por treinta años, como nadie lo hizo jamás. En la década pasada pudieron expresar todos sus delirios con la creación de la “Partitura Micrónica”, una partitura 2.0 que puede por fin fijar los caprichos de esta música.    

Pero se dedicaron a una empresa imposible. Nadie se la toma en serio y gusta menos que dos italianos sí lo hagan. Son incómodos. Hoy se hacen viejos y se aterran de pensar que su trabajo morirá con ellos y que la humanidad perderá una oportunidad única de mejorarse a sí misma. Son, desde ese lado del mundo, víctimas también de la silenciosa peleas entre occidente y el ande. Paradójicamente, ellos saben, tal vez como nadie, como tender el puente que nos separa. ¿Los escuchamos?

¿Qué tiene de especial la música andina?

Felice: La música andina nos gustó desde niños por motivos misteriosos. No sé por qué. Es una música que surge del encuentro entre dos mundos, cuando los españoles llegaron a los andes encontraron una civilización muy evolucionada y su música era expresión de este adelanto. No era música primitiva. Tenía un considerable desarrollo. Luego llegaron todas las influencias del mundo empezando por la historia de la música europea, que se trenzó con la búsqueda musical nativa, luego vinieron los esclavos negros desde África con su propia musicalidad y todo eso se combinó con otros sistemas y sonoridades provenientes desde la música norteamericana, desde las escalas árabes, del lejano oriente, etc. La música andina engloba casi toda la música del mundo y goza de un panteón instrumental sin igual. Tanto a nivel de vientos como también de cuerdas, percusiones y de cualquier otro tipo de instrumentación, es asombrosa la variedad y cantidad de elementos que componen esta música.

Cuando uno escucha comparsas nota desafinaciones, problemas de ritmo, sin embargo se tiende a decir que “es parte de la magia”, pero ¿están haciéndolo bien o están haciéndolo mal?

Raffaele: Quizá lo que escuchaste estaba simplemente mal tocado: una ejecución mediocre con instrumentos mal confeccionados. Si habláramos de jazz, de rock o de trova, nadie se sorprendería de hablar de “músico bueno” o “músico malo”, pero ¿por qué no sería lo mismo en la música andina? Es un poco como lo que decías hoy, escuchando el telediario: “qué bien que suena el italiano”. Pues si uno no entiende italiano y escucha a la tipa del telediario todo “suena bien”, porque en fin, el italiano “suena bien”. Entonces llega el “Grammelot”, que fue una práctica propia de la edad media, de los juglares, que para entretener el público simulaban cualquier idioma, alemán, francés, italiano, turco o árabe, evocando solo su fonética y decían cosas que no significaban nada pero lo hacían con el sound de tal o cual idioma: la gente se divertía como loca. Un Grammelot de la música andina es lo que hace Chintatá, por ejemplo cuando toca un chakiri, es un Grammelot de chakiri. Digo Chintatá pero podríamos decir lo mismo de Inti Illimani, Illapu, K’jarkas o de otras reconocidas estrellas de la música andina: tocando música andina tradicional producen el Grammelot de un idioma que ellos mismos no saben hablar. Lo escucharon a lo lejos y les parece que suena “más o menos así”; luego lo hacen a su estilo.

Papelito manda

La Partitura Micrónica es la versión evolucionada de una partitura ordinaria. Ellos se refieren a ella como una filosofía, una nueva conciencia musical y sería el documento que refleja el universo de la música andina. Su finalidad es el estudio de grabación, no la puesta en vivo. Su gran valor es que no solo recoge las “notas” sino todos los accidentes acústicos ocurridos y capta, o muerde, la real substancia de la música que estudia.  

Felice: se ve como una partitura normal, un tanto más compleja, pero una partitura normalmente sale de la cabeza de un compositor, en cambio la micrónica sale de la interacción entre un documento de audio y el oído de un ser humano. Intentábamos grabar un tema tradicional a partir de un audio y cada vez que terminábamos lo comparábamos con el original y veíamos que algo faltaba. Entonces volvíamos a grabarlo con lo que faltaba, pero de repente faltaba otra cosa, y así todos los días durante más de un mes. No se la agarraba por ningún lado a esta cuestión. El paso crucial fue cuando Raffaele dijo: “vamos a ver lo que realmente está pasando aquí”. Agarró el papel, empezó a escribir las notas y bueno, la primera micrónica que hizo fue un prototipo. Luego tuvo que enfrentar todo un largo aprendizaje y las que hace hoy no son ni lejanamente comparables a las primeras, pero el concepto de base es el mismo y milagrosamente salió: dio resultado. Todas las notas estaban ahí y era extremadamente más complejo de lo que nosotros pensábamos.

Raffaele: No es solo una cuestión de notas, es la manera de tocarlas, los varios soplidos, la afinación de los tubos, el desorden u orden en el que estas notas se combinan, la concertación de los armónicos, toda una serie de factores imprescindibles en cuanto, faltando uno solo de ellos, no obtienes el resultado.

Raffaele: La micrónica debe ser usada como llave para acceder a la hipermúsica, una música que dio un salto cuántico, cuánticamente más definida, más densa, afinada, llena de intencionalidad, una música que está cuánticamente bajo control y al mismo tiempo queda absolutamente libre de toda cárcel subjetiva o personal.

En Perú hay interés de preservar nuestro patrimonio, las lenguas originarias, ritmos tradicionales, pero parece que no estuviéramos con los ojos hacia donde hay que mirar. ¿A dónde estamos mirando?

Felice: Esta música debería ser considerada y tratada como culta, como un verdadero dominio de conocimiento humano y no solo como un asunto místico. El peruano tiene ese problema.

Show de Trencito de los Andes.
Show de Trencito de los Andes.

¿Qué otro problema ves tú Raffaele?

Raffaele: ¿Yo? Todos. La percepción generalizada es de una música perdedora: históricamente, comercialmente, dentro y fuera de sus países originarios, y sobre todo perdedora socialmente porque la tocan los más humildes, pobres y perdidos del territorio. Entonces para vislumbrar un concreto y tangible patrimonio entre tanta desgracia, sin lugar a duda debería haber peruano particularmente iluminado.

Felice: Además, viendo cómo se toca jamás podría imaginar cuán difícil es hacerla. Pueden pensar: “si ése campesino analfabeto lo hace”, pero no pueden imaginar cuán difícil es conocerla, entenderla y practicarla. Hay otro prejuicio más, tan erróneo como el anterior: “por ser peruano, todo lo peruano me sale natural”. Como si fuera una herencia de sangre. No es así. Por más peruano que seas, frente a una determinada expresión nativa eres casi tan foráneo como yo. ¿Cuesta asumirlo?

Felice y Raffaele dixit

Raffaele: Nuestras afirmaciones son fruto de lo que nosotros hemos observado y sintetizado a través de un largo trabajo de investigación. Por ende somos los únicos responsables de la validez de nuestras palabras y no debemos ni podemos atribuirlas más que a nosotros mismos. No podemos ni queremos hablar por cuenta de otra gente que, muy probablemente, jamás diría cosas como las que estamos diciendo.

Felice: Ahora tenemos una onda más “pachamamista” el cual me parece es un enfoque totalmente erróneo para la música andina. No induce hacia lo musical, donde se halla la substancia. No es necesario invocar ninguna divinidad porque tan solo musicalmente se sostiene a lo grande. Hay novedades, aportes y alcances que justamente con la micrónica emergen y que son de interés global, válidos para todas las músicas del mundo.

Raffaele: Voy arrastrando todo un tren de conocimientos complejos y avanzados que no han podido ser transferidos. Personalmente creo que si hubiera habido alguien -país, institución o persona- seriamente interesado en promover, salvaguardar e incentivar este trabajo musical, alguien que considerara este patrimonio merecedor de la inversión de un sol, ese alguien ya debería habernos contactado, y sin embargo todo sigue a cargo nuestro. Si hubiera una sola persona en el planeta que lo puede hacer. ¿Eso tendría un valor? ¿Esa capacidad valdría algo?

Felice: Hay una parte desgraciada en nuestra experiencia existencial que es la económica con sus constantes humillaciones. Hemos pasado una vida entera diciéndonos que en algún momento esto iba a funcionar: toda una vida. Pero, por otro lado, también tuvimos satisfacciones increíbles, muchas de ellas a puertas cerradas, entre nosotros, siempre a través de nuestra música. Tengo esperanza de que todo, no sé cuándo ni cómo, tendrá que resultar en algo. Vivo a la espera de ver cómo será y cuándo será.

Esta cosa de pertenencia, de “nuestra música peruana”

Felice: Pretender ser propietarios de algo que no se conoce es algo grotesco. ¿Siendo tú peruano y limeño de Chorrillos, por qué la música andina sería más tuya que mía?

Porque hay en el Perú todavía un rezago celoso de “no me quiten mis cosas”.

Raffaele: Pienso que la conquista debería ser revisitada por el Perú moderno en una clave más afín a la realidad de lo que fue. Fundamental es entender que no fue un contexto de blanco y negro, con los buenos a un lado y los malos al otro, que se enfrentaron y los malos ganaron y pobrecitos los buenos. Para nada fue así. Seguir viviendo a la sombra de esta idea simplona no le es útil ni a los peruanos, ni a los occidentales y tampoco a la música andina que termina siendo la música de los defraudados, de los derrotados, de los violados y entonces es una porquería, pero está bien sea así porque han sido machucados por 500 años, y todo suena a justificación, mientras tanto se descuida un patrimonio de indiscutible, inaudito y objetivo valor.

Recopilaciones de música e información.
Recopilaciones de música e información.

¿Qué consejo darían a los músicos y gestores culturales del Perú?

Raffaele: tenemos un patrimonio enorme por ofrecer y estamos buscando interlocutores. Es algo muy simple y directo. Siempre fue así.

Felice: Sin nuestra intermediación no me parece que suceda gran cosa, así que la propuesta es hacer algo juntos con todo esto. Nosotros tenemos las llaves de acceso a un patrimonio latente. Vislumbro, a través de la micrónica el posible nacimiento de una nueva música, obviamente de raíz andina. Me parece una oportunidad importante, pero hay que empezar a trabajar seriamente, con personas intencionadas en llevar adelante este proyecto, mucho más allá de lo que se ha hecho hasta ahora, más allá de la tradición, del pachamamismo. Hay mucha gente interesada. El problema no es la cantidad de gente, el problema es el nivel en el que se maneja todo esto, la seriedad de este interés, y aquí va mi provocación: para dar vida a una nueva música, habrá que esforzarse mucho más.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

download almost uapkmod here | the best resources android apps on uapkmod.com