arqueología, turismo

La Maravilla de Choquequirao y su camino

Este feriado largo de fiestas patrias que comenzó el 28 de julio hasta el 31, fuimos a visitar a la cuna de la grandeza del impero inca, más conocida como Choquequirau que en el legua español se traduce como ´´la cuna de oro´´.

Quién les relata la nota y Adrián partimos el jueves a las 3 pm desde la ciudad del Cusco en una minivan que sale de la calle Arco Pata en Cusco, esta movilidad nos llevó en 4 horas hasta el pequeño poblado de Cachora ubicado en el Apurímac, desde ahí iniciamos la caminata como a las 7:30 de la noche, llevando a cuestas carpa, linternas y nuestras mochilas algo ligeras en la espalda, caminando en la oscuridad, las estrellas brillan alegres mostrando claramente la hermosa vía láctea, el trinar de los pájaros y la vegetación nos hacían compañía. Algo cansados alrededor de las 10 de la noche decidimos acampar en la zona de camping llamada Capuliyoc, descansamos hasta las 4 de la madrugada, de ahí partimos otra vez siguiendo el camino señalizado y marcado por los pasos de los visitantes, los arrieros y sus mulas.

Cañon de Apurimac (Walter Coraza Morveli)
Cañon de Apurimac (Walter Coraza Morveli)

Caminar de la oscura madrugada al día, respirando la salvaje vegetación en medio de montañas y el viento frio rozándonos la piel, es una sensación que recarga las vibras de los viajeros caminantes.

Ya en la cima, justo antes de descender por el cañón nos alcanzó los rayos del sol, desde ahí se observaba una gran parte del camino a seguir, todo el trayecto es una aventura, descender y ascender por las imponentes montañas, pisando, piedras, cascajo, polvo, junto a una impresionante vista del nevado Salcantay y los apus que muestran su altura es maravilloso.
La vista es simplemente majestuosa, imponentes cumbres nevadas y colinas cubiertas con una vegetación abundante dominan todo el valle.

Caminando a lo largo de la ruta de Choquequirao (Walter Coraza Morveli)
Caminando a lo largo de la ruta de Choquequirao (Walter Coraza Morveli)

Las personas que visitan el grandioso complejo de Choquequiraw avanzan y retornan con sus bastones en las manos para así ayudarse del trajín, las mulas cargan el equipaje, las carpas y los víveres.

Llegamos a Chisca zona de camping nos detuvimos para de gustar los alimentos que venden las caseras, alrededor había frutos de guanábana colgados en los árboles, pequeñas carpas de madera y carrizo donde preparan la comida para los visitantes, unos cuatro asientos largos para el descanso y los baños públicos.

Compramos una jarra de cambray (chicha de caña de azúcar) comimos tallarines en salsa de tomate y partimos hasta llegar a la playa Rosalinda, pasando el puente, desde el medio se podía sentir una agradable brisa de río y el viento del valle, así mismo el calor era casi insoportable en comparación los paisajes con luz de sol eran realmente hermosos, bajamos al río a refrescar el cuerpo para luego seguir nuestro camino. El río Apurímac, divide al Cusco de Apurímac.

Llegamos a Santa Rosa ahí hay una tienda donde ofrece agua y bebidas para los viajeros, pasamos cuatro kilómetros subiendo entre polvo, calor y árboles de hojas verdes así pasamos por el camping Santa Rosa 2 y subimos hasta llegar al kilómetro 28, el último pueblo Maranpata donde acampamos y alimentamos, disfrutar de un mate de muña por la mañana en medio de un paisaje fresco y vivo no tiene precio.

La via Lactea en Maranpata (Walter Coraza Morveli)
La via Lactea en Maranpata (Walter Coraza Morveli)

Los pobladores de Maranpata tienes amplios lugares planos donde los visitantes acampan en sus carpas provisionales, algunos cocinan sus alimentos al aire libre, otros prefieren contratar el servicio de las mamitas que gustosas cocinan con sus propios productos.

Desde el pequeño poblado de Cachora hasta el complejo de choquequiraw la naturaleza se prende, la vegetación muestra sus colores y frescos olores, los pájaros, picaflores y gorriones que se ven volando, cantan todo el camino y armonizan todo el lugar.

La entrada al complejo tiene el nombre de Sunchupata, está a una altitud de 2.925.m.s.n.m desde ahí hasta el complejo son 4 km de caminata, el horario de ingreso al complejo es de 7 am a 5pm.
Los trabajadores del Instituto Nacional de Cultura (INC) que cuidan y protegen el lugar, cobran el ingreso a los estudiantes ya sean nacionales o extranjeros 35 soles, los adultos pagan 50 soles, desde este punto se puede apreciar a la distancia los maravillosos andenes y ruinas en las partes más abismales de la cuna de la grandeza.

La plaza principal de Choquequirao (Walter Coraza Morveli)
La plaza principal de Choquequirao (Walter Coraza Morveli)

Es un experiencia maravillosa pasar por los túneles de vegetación esponjosa, junto al sonido de los riachuelos que descienden hasta el río Apurímac, la vegetación te invita a entrar, es como una invitación sin palabras, que se siente en todo el camino empedrado donde el polvo brilla con los minerales y las piedras.

Desde el complejo se observa las nubes en el cielo y sus sombras en las montañas del cañón, creando imágenes en la memoria.

En el centro arqueológico se siente la imponencia del complejo y las montañas que muestran figuras de animales y siluetas humanas, caminado sin prisa visitamos los templos, las casas sacerdotales, el ushnu, vimos las figuras de las llamas de cuarzo blanco incrustadas en los muros, todas la piedras tenías diferentes colores, en todo el lugar se podía sentir la vibra de la grandeza que tenían los incas, una construcción maravillosa con una vista esplendida, todo el recorrido es realmente majestuoso, el día entero nos pasamos disfrutando de la belleza que inspira a cualquier ser humano.

Una hermosa vista de Choquequirao from the Ushnu (Walter Coraza Morveli)
Una hermosa vista de Choquequirao from the Ushnu (Walter Coraza Morveli)

Sentir las manos abrazando una taza caliente con mate de coca para el inicio del día de retorno es maravilloso, como si fuera el abrazo de las montañas que rodean todo este gran el lugar.
Choquequiraw muestra numerosas diferencias de estilo en construcción con Machu Picchu, Pisac y Ollantaytambo pero sin embargo hay mucho en común. Este santuario inca es un gran lugar turístico, una carretera de riquezas con una gran biodiversidad.

El sector de las Llamas en Choquequirao (Walter Coraza Morveli)
El sector de las Llamas en Choquequirao (Walter Coraza Morveli)
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

download almost uapkmod here | the best resources android apps on uapkmod.com