gastronomía peruana, Sin categorizar

La escena cambiante de fruta del mercado de Wanchaq

En el distrito de Wanchaq se encuentra uno de los mercados populares más concurridos por la población cusqueña. Para el momento de hacer las compras del hogar, muchos llegan a sus pasillos ya que en este mercado se encuentra un poco de todo y el precio es un tanto económico a comparación de los súper mercados. El nombre del mercado lleva el mismo nombre del distrito. Desde las 5:30 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde sus 7 puertas nos esperan abiertas.

La puerta de la sección de frutas se encuentra en la esquina de la Av. Garcilaso con calle Huáscar. Cruzando la puerta de metal número 2 uno tiene que subir unas 8 gradas. Una vez adentro se puede apreciar un amplio espacio colorido y perfumado con el aroma de las diferentes frutas de temporada. El techo de todo el espacio está forrado con diferentes sombrillas de plástico de color azul. Cada puesto de venta tiene uno. También se pueden ingresar por las otras puertas. Al caminar un poco se llega a esta sección.

Sección de frutas en el Mercado de Wanchaq
Sección de frutas en el Mercado de Wanchaq

Ahí adentro las tarimas se muestran coloridas, llenas con una gran variedad de frutas frescas y a diferentes precios. Uno puede escoger, ver, o sentir en sus manos la fruta antes de comprar. En los pasillos casi nunca faltan clientes que transitan comprando y probando con sus bolsas en la mano. Cada paso es una experiencia. Por más que uno vaya todos los días al mercado en busca de frutas, nunca es lo mismo.

Las caseras que atienden, tienen diferentes edades. Ellas esperan a la clientela, cada una en su puesto. Siempre se les ve vestidas con sus mandiles verdes al lado de sus balanzas, listas para atendernos de la mejor manera. Sus voces nos animan a comprar un poco de todo: “Tengo papaya dulce, caserito. Pruebe. La manzana está dulce y recién llegadita. Tengo piña fresca y dulce”. Son algunas de las ofertas que se oyen en cada paso.

Las caseras que atienden son amables en el trato. Te ofrecen a que puedas probar antes de comprar. Te ayudan a escoger con paciencia y buen humor, cosa que no pasa en los súper mercados modernos.

Es muy fácil dejarse enganchar con las vendedoras. Cuando me detuve a comprar uva, la casera Sandra, quien me atendió, me hizo probar unas cuantas. Le pregunte de dónde llegaban y cuando era la temporada donde se puede encontrar más variedad. Ella abrió sus labios segura y me dijo que las uvas llegan del norte y que su temporada comienza en octubre, así de la misma forma cada fruta tiene su temporada. Por ejemplo para inicios de enero se ve en toda la sección más tuna, pera de agua, durazno y ciruelo. Para mediados de año, que es en junio, sale más caña, coco, chirimoya y sandía, pero lo que siempre se encuentra todo el año y lo que más pide la gente, son las naranjas, manzanas, plátanos, mandarinas, papayas y palta. Al poco rato que me iba explicando llegaron más clientes, de la misma forma como me atendió les atendió a los recién llegados.

La casera y su puesto donde ofrece una variedad de frutas, Mercado de Wanchaq
La casera y su puesto donde ofrece una variedad de frutas, Mercado de Wanchaq

Ya después me acerque a otra casera para comprar naranjas. Pedí 10 naranjas y la casera me aumentó unas 2 de más. Me cobró 2 soles, me agradeció y me dijo “vuelvase caserito”. Antes de irme le pregunté de donde llegaba toda la fruta al mercado. En pocas palabra me dijo, “llega de las tres regiones del Perú, pero también hay variedades que llegan de Chile, Bolivia y Ecuador”. Luego volvió a pronunciarse diciendo que los fines de semana, más que todo los sábados, hay camiones que llegan en la madrugada a la puerta del mercado trayendo una variedad de frutas desde Qosñipata, Limatambo y el Valle Sagrado. La mayoría de las que vendemos cogemos mercadería fresca de estos carros.

Alrededor de toda la sección se puede encontrar carpas donde venden frutas, refrescos de frutas, hacen cortes de cabello y también ofrecen servicios técnicos.

La sección de frutas nunca se ve lo mismo porque cada fruta que entra y sale de temporada cambia esta colorida sección. En el mercado de Wanchaq y en los demás mercados populares del Cusco siempre se puede encontrar fruta fresca y a buen precio. Ahí se puede observar cómo se maneja a diario el negocio de las frutas. Cuando estás hablando con una de las caseras, frente a frente, puedes identificar algunos detalles de la procedencia de las frutas que más te gusta.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

download almost uapkmod here | the best resources android apps on uapkmod.com