Celebracion

Una pausa para una ceremonia de fuego sagrado en el solsticio

Esta semana Cusco se llenó de disfraces de colores vivos, vendedores ambulantes, música wayno y la explosión de fuegos artificiales. Culmina hoy con Inti Raymi o el Festival del Sol que atrae turistas de todo el mundo. También vinieron en las semanas anteriores, para ver a las numerosas comunidades peruanas distinguirse saludando y dando sus respetos a la capital Inca.

Cada día ha sido específicamente temático, pero generalmente giraban en torno a reunirse en la Plaza de Armas para hacer una presentación cultural a las multitudes esperando en frente de la Catedral.

Esta semana, en particular, ha sido una celebración fuerte y colorida. Te lleva hasta la excitación si eres un cusqueño o no.

Sin embargo, la mañana del 21 de junio, el solsticio, una ceremonia de fuego sagrado interrumpió la celebración de la sociedad cusqueña y su organización social al traer una nueva energía a las fiestas. Esto es particularmente significativo, porque la ciudad reclama la celebración del solsticio para el día 24, el día de Inti Raymi.

Al amanecer del 21, una pequeña muchedumbre se reunió en los terrenos del templo Qorikancha o templo del sol para hacer un fuego sagrado en honor del año nuevo andino. Este día Cusco a 3,399 metros recibe los rayos del sol reforzados y comienza las transiciones a un clima más cálido y la lluvia.

¡Getting Energy! Thanks Pachamama.
¡Getting Energy! happy solstice.

En la base del templo, dos paqos o líderes espirituales en ponchos tradicionalmente tejidos, mantienen el fuego ardiendo con grandes palos de palo santo para que los participantes puedan recibir el humo de la llama sagrada y ofrecer sus tres hojas de coca.

Mientras que muchos de los participantes estaban vestidos con textiles tradicionales y familiarizados con el proceso de la ceremonia, otros eran de la ciudad y aunque estaban dispuestos a someterse a esta ceremonia antigua tenían un aire claramente nervioso. La supresión histórica de las ceremonias indígenas hizo de esta ceremonia pública algo sobrio, educativo y al menos interesante.

En el exterior se encontraba un grupo de observadores, camarógrafos y corresponsales de medios de comunicación que sentían la necesidad de documentar este evento en particular como si estuviera fuera de lugar en la mezcla de salutaciones políticas y culturales que se celebraban en el centro. Y así fue.

Mientras que los otros festivales de la semana comprenden una actuación más política e impulsada por la identidad, la mañana del solsticio se dedicaba a honrar al sol y practicar la espiritualidad andina de una manera que no era performativa ni para mostrarse ante otros. Fue una ceremonia sencilla, pero frente a los camarógrafos y pasando por turistas, se sintió fuerte y dulce.

Después la multitud fue bendecida y había dado sus ofrendas, los hombres se alinearon para sonar sus grandes conchas marinas. Las cámaras volvieron a brillar y las procesiones de pompa y circunstancia comenzaron a avanzar hasta la Plaza de Armas.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.