cuentos, literatura, turismo, viajes

Un libro de cuentos cusqueños se editará pronto

Un Cuento. Un cuento. Esperaba escuchar esas palabras de mis hijos, pero nunca de universitarios. Me visitaron y me pidieron que les contara historias. Me reí y pensé cómo a todos nos gusta un buen cuento.

Cusco Eats ha recogido historias del Cusco y zonas colindantes. Se han juntado ahora en un libro que pronto editaremos para la venta. En inglés será para entregar antes de navidad y en español algo después.

“El Cusco lleva en sí historias y pasiones que los de afuera no ven ni escuchan. Las mujeres tradicionales se vesten con sombreros y polleras de colores brillantes, y algunas se posan al lado de llamitas para que los turistas les saquen fotos” pero pocos toman el tiempo o establecen las relaciones necesarias para escuchar los cuentos. Muchos viajan al Cusco de lugares lejanos y conocerán los cuentos de Baba Yaga o de los gnomos o de los trolos. En este libro se tendrá la oportunidad de leer en cuanto a seres que bailan en las lenguas de la gente del Cusco y zonas cercanas.

Son historias que se repiten en las calles y se escuchan en los hogares. Algunos son leyendas, pero de todos modos contienen princesas y príncipes Incas, hadas, y demonios.

¿Cómo se podrá resistir una historia en cuanto a por qué el arcoíris cuenta con siete colores? Dicen:“Un día la Mama Killa bajó del cielo. Buscaba a un hombre con el corazón noble con quien casarse. Tocó la puerta de la casita y salió un padre de siete hijos. Mamakilla le habló y le explicó su deseo. Ya que era muy noble le presentó a si hijo mayor”.

El cuento sigue como tantos más en cuanto a sapos y duendes. Por qué croan los sapos de noche? También ha cuentos del zorro y de sus travesuras. Los cuentos de zorro son una parte importante de la cultura popular del Perú, sobre todo en Cusco. Instruyen, explican y entretienen a grandes y pequeños.

“Las montañas son la cuna de los zorros quienes por naturaleza son tramposos y vanidosos. Así, se conoce y se respeta al zorro desde tiempos ancestrales. Un día, se cuenta, una madre ganso con sus crías caminaban cerca de un lago. Como siempre, la madre cuidaba bien de sus hijos. Les enseñaba a nadar y en donde encontrar comida. Allí cerca, una madre zorro también estaba en su hogar. Vio a los pequeños gansitos con sus plumas blancas y sus pata bien rojas”.

Y de pronto se quiere saber qué es lo que piensa hacer el zorro y qué hace la madre ganso.
No todos los cuentos son dulces. Algunos hablan de huaqueros quienes buscan tesoros incaicos tapados, y algunos tienen que ver con los condenados quienes acechan a la gente para comerlos. Hay cuentos que nos dejan pensar.

“En un día diferente, dos hombres que habían estado tomando volvían a su casa cuando uno de ellos se apoyó en un muro mientras el otro seguía adelante. Algo escalofriante les esperaba. El que menos tomó se levantó y miró a su amigo. Vio que una carroza en llamas tirada por caballos igual en llamas se llevaba a su amigo. El que se quedó estaba perplejo y asustado por lo que vio, aunque nada le había pasado”.

Algunas de las historias cuentan las dificultades de la minería o explican cosas que el turista casi nunca entiende, como por qué hay toros en los techos de las casas.

Los cuentos nos dan una miradita a los mundos cusqueños, como un poco de picante en la lengua; nos tientan y nos dan sabor. El título por lo pronto es “Un q’ipi de cuentos” porque como explica David Knowlton en el primer cuento, “un viajero camina con cuentos en su cintura y en sus hombros.” Son los cuentos mediante los cuales llegamos a conocer el mundo.

Esperamos disfruten mucho de leer la colección que ofreceremos.

The cover of the Book
The cover of the Book
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *