Comentario

Reflexiones para una reconstrucción del Perú

 

(Photo)
(Photo)

Cusco una de las ciudades más representativas del Perú este 25 y 26 de Abril se vio intervenida por miles de profesores, esta protesta de los trabajadores del estado en el sector de educación no fue contundente a nivel nacional por culpa de un sindicato dividido por bandos políticos. Sin embargo cabe resaltar que crea cierta incomodidad al flujo turístico y refleja la imagen de una crisis que se viene dando desde hace mucho en el país.

A opinión de muchos, la educación siempre ha sido la última rueda del coche, con los presupuestos más bajos y es un reclamo con justa razón, la visión del ministerio de educación son con miras al 2021, año en que se celebra el bicentenario de la independencia nacional, pero me pregunto ¿independencia de que? Si el arma más poderosa para el cambio como es la educación ha quedado relegada a meros discursos políticos, sin que se muestre un verdadero cambio, obviamente para gestar este cambio es necesaria una mayor inversión en sus protagonistas, es decir un salario digno para sus docentes, quienes son los profesionales con las remuneraciones más bajas del país; o mayor interés en los estudiantes y para ello no excluirlos o dicho de mejor manera no obligarles. Con esto último me refiero a que en la educación pública se dicta el curso de religión imponiendo el dogma católico, un dogma que en mi humilde opinión no desarrolla precisamente un pensamiento crítico, sino más bien una conducta sumisa a la religión católica que obviamente tiene mucha influencia incluso en los poderes del estado, como se supone lograr el desarrollo nacional si al pueblo no se le educa para pensar, claro que esta imposición no alcanza a todos los alumnos, muchos con conocimiento de su libertad, pueden solicitar la exoneración del curso de religión a través de sus padres, pero eso en muchos lugares difícilmente llega a suscitarse, pues son los padres mismos que pertenecen al yugo católico y que someten a sus hijos a este círculo vicioso, pero qué pasa con los alumnos que sí son escuchados por sus padres y son exonerados del curso, bueno a ellos les queda tomarse la hora libre ya sea en el patio o en la biblioteca de su colegio, entonces me pregunto, realmente la educación que brinda el estado pretenderá el desarrollo social; tal vez sea esa la razón por la cual se ha incrementado los servicios de educación privada, muchas veces también manejada por las sectas religiosas, quienes están posicionadas hasta en la educación superior.

Estas protestas que son justas, no solo deben llevarnos a la reflexión de cuán mal atendidos están los docentes que trabajan para el estado, sino también a pensar en la imagen de nuestra nación que se muestra al mundo ya que el Cusco es una ciudad cosmopolita que justamente estos meses incrementa su flujo de turistas, lo cual hace que esta noticia repercuta en medios internacionales, ya que en la prensa peruana solo se habla del indulto al ex presidente Fujimori, quien fue precisamente quien quitó del diseño curricular nacional el curso de filosofía, so pretexto de que mediante la filosofía muchas personas se volvían extremistas e insurgentes,

Es en estos momentos en los que el Perú se levanta de una crisis traída por los desastres naturales, donde se debe pensar no sólo en una reconstrucción material, sino también en una reconstrucción moral, empezando por mejorar la educación de los peruanos.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.