Comentario

¿Quiénes somos? Reflexiones sobre noticias y pronombres

(foto)
(foto)

Aymara, la otra lengua indígena principal de Perú, ganó esta semana un programa de noticias en televisión nacional. Este avance en el reconocimiento de los pueblos indígenas y sus idiomas es emocionante y sin duda tendrá impacto en el país, y no sólo en la extensa área donde se habla el idioma.

Desde hace algún tiempo, la radio local ha difundido en el idioma y ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de los aimara como actores sociales y políticos en la región. Ellas han ayudado a desarrollar la idea del Aymar Markasa, Nuestro Pueblo Aymara como una nación dentro de la nación, un pueblo nacional dentro de Perú y la vecina Bolivia

De esta forma, como alguien que ha trabajado como antropólogo en la región del idioma aymara de Bolivia y ha escrito sobre las luchas por presencia e identidad, me sorprendió un detalle. Lo noté en el nombre del similar programa de noticias en quechua, pero el Aymara golpeó un acorde.

Ambos programas tienen un nombre que en español se traduce simplemente como “nosotros” o que se traduce del español. Digo esto porque en Perú costeño oficial, sobre todo, el nombre del idioma del altiplano se deletrea con el español normalizado “i”, Aimara, en una sutil subordinación de la lengua al estado de habla hispana, multicultural. En Bolivia y en mucho de Puno la ortografía mantiene fuertemente una “y” como una especie de rechazo y llamado de atención al estado dominante.

Como hay dos pronombres para nosotros tanto en Quechua como en Aymara, el seleccionado tiene significado. El primero es uno que incluye a todos en mi grupo o les asemeja a mí. Los lingüistas lo llaman pronombre exclusivo, y es algo muy apropiado para situaciones de exclusión étnica, de clase o nación donde las personas desarrollan una reivindicación de sí mismos como defensa contra la sociedad dominante.

En quechua este pronombre es ñoqayku y no fue elegido como el nombre del programa de noticias. En cambio, el programa se llama Ñoqanchik, el otro nosotros, el inclusivo, como los lingüistas lo llaman. Este pronombre incluye al hablante y a la gente que lo oye, que tal vez no comparte la identidad del hablante. Trae un general y vago usted o Uds. a la conversación cuando este pronombre se usa.

El programa de noticias en Aymara también rechaza el nosotros exclusivo, nanaca, en favor del inclusivo, jiwasa. Sin embargo, tiene otro pequeño detalle que los que no hablen aymara no apreciarán tal vez. No es simplemente plural como un “nosotros”. Los periodistas y gerentes quienes han desarrollado el noticiero decidieron enfatizar excesivamente su pluralidad como se puede en Aymara al agregar al pronombre un sufijo que hace las cosas sean más que uno, naka.

Como resultado, el programa emitido a las 5 de la mañana, con Rita Choquecahua (Misdi Panqarita) y Walter Escobar, ambos hablantes nativos aymara de Puno, Perú, enfatiza la pluralidad de los otros atraídos a la conversación.

Si hubieran llamado el programa Nanaka, bien podría significar a los hablantes aymara más allá de la familia inmediata de los periodistas. Los organizadores del programa podrían haber utilizado el pronombre para construir un muro lingüístico alrededor de los hablantes aymara como grupo étnico o una nación dentro del Perú, el Aymar Markasa. En vez de eso, imaginan a sus interlocutores, su audiencia como doblemente plural, tal vez como la nación peruana que es el tema de muchas de las noticias, mucho más allá de los intereses o el enfoque de una nación Aymara. Por eso es Jiwasanaka.

Esta pequeña elección de un nombre significa mucho.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.