Fiestas

Poder, pasión y drama en Paucartambo

En el cementerio me dirigí en busca de los Maqtas ya que un día antes conocí a un amigo danzarín Maicol quien me invito a presenciar su bautizo como danzarín. Ya antes me adelantó que iba a recibir 12 latigazos, 6 de cada uno de sus padrinos. También hay quienes reciben más de 12 depende de cuántos padrinos tengan.

Llegué junto a tiempo con todos los Maqtas. Se encontraban alrededor de un nicho con sus trajes y máscaras, todos cantando, recordando y bebiendo cajas de cerveza. En un círculo protegido por los danzarines, los nuevos integrantes esperaban en fila, mientras los más antiguos danzarines agarraban de los pies y de las manos boca abajo a cada uno de los nuevos para darles la bienvenida junto a sus padrinos con los latigazos y abrazos afectivos. Así mismo se puede ver en las demás danzas.

Luego del cementerio todas las comparsas vuelven a sus respectivos cargos para alimentarse, beber y volver a la plaza.

La Virgen hace su procesión (Hebert Huamani Jara)
La Virgen hace su procesión (Hebert Huamani Jara)

Aproximadamente a eso de las 3 de la tarde comienza la guerrilla. Todos los danzarines hacen su paso por alrededor de la plaza, dejando toda su fe y devoción en sus coreografías. Los Antis y los Qollas se disputan en el recorrido de la plaza el cariño y el amor de la virgen. Ahí también participan los Saqras, los Waka wakas, los Chucchus y los Maqtas, toda la pista se viste de color, fiesta, juegos y danzas. La festividad de la Virgen de Carmen reúne, alegría, fiesta, color y fe. Los miles de devotos turistas, extranjeros y nacionales que llegan colman todo el pequeño pueblo de Paucartambo. La mayoría de las casas que ofrecen hospedaje o habitaciones se encuentran llenas ya que lo alquilan con anticipación. Los que ya no encuentran una vivienda para quedarse toman la opción de acampar en las calles menos transitadas, al lado del rio Mapacho o a un costado de la iglesia central donde se encuentra la imagen de virgen.

En esta celebración se combina la enorme fe hacia la virgen, con bailes y música tradicional del pueblo colonial de Paucartambo.

El viaje en bus desde la ciudad del Cusco tomo unas tres horas de recorrido para así llegar a la serenata de la festividad. Se salió a las 9 de la noche llegando a las 00:15 de la madrugada. Todo se mostraba repleto, una gran feria de productos con comidas y ropas en las calles, las personas transitaban con dirección a la plaza central casi tocándose los hombros y bien abrigados con chullos y chalinas. Cuando por fin se llegó a la plaza todo se veía bien iluminado. Se podía ver pequeños grupos de personas en círculos, riendo y brindando con cerveza o ron junto a los diferentes danzarines bien vestidos con sus respectivos trajes. Los fuegos artificiales en un momento hacían brillar el cielo y la música de las comparsas se oía alegre durante toda la noche.

Dancing in Paucartambo (Hebert Huamani Jara)
Dancing in Paucartambo (Hebert Huamani Jara)

La mañana del 16, el día central, los devotos esperan pacientes desde las 5 de la madrugada para la bendición de la virgen en la misa de aurora. Desde el interior de la capilla hasta afuera en la calle se derrama paz con cada cántico y rezo. Todo el templo está lleno se muestra como una alfombra colorida de danzarines y devotos que llega hasta el altar de la mamacha en el interior.
Esta misa dura hasta las 7:30am. Luego los danzarines derrochan lo mejor de sus pasos en la puerta de la capilla hasta las 10:00am. Luego se desarrolla la misa principal. En esta representación de fe hacia la imagen de la Virgen del Carmen los cánticos de los danzarines Qollas levanta lágrimas y sentimientos en los asistentes. Todo tiene como fin de rendirle tributo, agradarle y lograr recibir sus milagros.

En este pueblo pequeño las 16 comparsas arman sus cargos en casas que se encuentran en diferentes calles. Caminando en medio de gente y de todo el comercio, pude llegue al cargo de los Maqtas. Más de 500 personas presentes estaban acomodadas en largas mesas donde esperaban el paso de los mozos que traían en sus bandejas platos con lechón para cada una de las personas. Al compás de la música variada todos disfrutaban del plato. Después de la gran merienda todos vuelven a la plaza para coger sitios y ver pasar a los danzarines y a la virgen luego de su largo recorrido por las diferentes calles.

La plaza central de Paucartambo se muestra repleta de gente. Es un poco trágico entrar ya que todos están pegados, empujándose de un lado a otro. Cuando la virgen hace su recorrido por la plaza los Saqras le esperan en los tejados de las casonas haciendo su papel, jalándole con sus bastones y sus risas a la virgen.

Después de la procesión la virgen vuelve a su iglesia y otra vez la noche se viste de fiesta al compás de las bandas y los cánticos de los presentes.

Los Saqras se hacen presentes (Hebert Huamani Jara)
Los Saqras se hacen presentes (Hebert Huamani Jara)

Para el 17, día de la guerrilla, la gente sigue llegando. Todos los danzarines de las diferentes comparsas se reúnen en el cementerio para rendir homenaje a sus compañeros difuntos. En los nichos de los danzarines fallecidos de cada danza dan la bienvenida a los nuevos integrantes.
Ya el cementerio fui a buscar a los Maqtas, dias antes conocí a un amigo danzarín Maicol quien me invito a presenciar su bautizo como danzarín. Él me había comentado que cuando los bautizaban ellos recibian 12 latigazos, 6 de cada uno de sus padrinos. También hay quienes reciben más de 12 depende de cuántos padrinos tengan.

Los Maqtas, se encontraban alrededor de un nicho con sus trajes y máscaras, todos cantando, recordando y bebiendo cerveza. En un círculo protegido por los danzarines, los nuevos integrantes esperaban en fila, mientras los más antiguos danzarines agarraban de los pies y de las manos boca abajo a cada uno de los nuevos para darles la bienvenida junto a sus padrinos con los latigazos y abrazos afectivos. Este mismo ritual se puede ver que se realiza en las demás danzas.

Luego del cementerio todas las comparsas vuelven a sus respectivos cargos para alimentarse, beber y volver a la plaza.

Aproximadamente a eso de las 3 de la tarde comienza la guerrilla. Todos los danzarines hacen su paso por alrededor de la plaza, dejando toda su fe y devoción en sus coreografías. Los Antis y los Qollas se disputan en el recorrido de la plaza el cariño y el amor de la virgen. Además de estas comparsas también participan los Saqras, los Waka wakas, los Chucchus y los Maqtas, toda la pista se viste de color, fiesta, juegos y danza. Todo el acto representa un valor religioso, social y cultural. En sus trajes mantienen la identidad y las costumbres de los pueblos andinos.

Los Qollas representan a las tierras altas y los chunchus a las tierras bajas. En esta representación los collas se defienden con sus huaracas y lazos mientras los chunchos con sus lanzas y flechas. Todo esto dura un aproximado de 1 hora. Los collas dan vueltas por la plaza escapando en su carroza de madera prendida con fuego y humo. Todo es muy colorido y festivo. Los espectadores también viven la fiesta ya que el solo hecho de estar ahí, poder reír con los presentes y jugar con los danzarines hace de esta fiesta una hermosa costumbre con recuerdos únicos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba