arqueología

Nuevos hallazgos sobre el Inca Atahuallpa

Atahuallpa era, nada más, un enigma. Nacido de un compromiso entre dos fuerzas bélicas la de Cara Quitus y del Sapa Inca.

Después de una sangrienta batalla en la que el rey Quito fue asesinado, su hija Paccha Duchicela Shyris XVI se convirtió en reina. En lugar de continuar la lucha, Huayna Capac pidió casarse con ella, uniéndose así los dos reinos. Ella estuvo de acuerdo con la estipulación de que su hijo sería coronado Rey de Quito después de la muerte de Huayna Capac.

Su pedido no fue aceptado por el nuevo Inca, Huáscar, y se desató una guerra civil entre Atahuallpa y sus fuerzas quiteñas con las fuerzas cusqueñas de Huáscar. Y, en eso aparecieron los españoles y comenzó la conquista.

Atahualpa
Atahuallpa

Atahuallpa había sufrido varias lesiones, incluyendo la pérdida de una oreja y una herida en la pierna, pero siguió avanzando sobre Cusco, a pesar de la advertencia del Huaca Catequil. Con la intención de tomar la capital incaica del Cusco y reclamar el trono, ignoró los informes de que aparecieron personas extrañas en la tierra. Fue capturado por Pizarro.

“La leyenda dice que Atahuallpa ofreció llenar una habitación de oro y plata a cambio de su libertad, pero Pizarro le hizo ejecutar en 1533. Los españoles entregaron el cadáver de Atahuallpa para un entierro cristiano en Cajamarca, pero numerosos relatos sugieren que su cuerpo fue exhumado por sus seguidores y momificado. (Referencia)

Funeral de Atahualpa
Funeral de Atahuallpa

Tamara Estupiñán, historiadora ecuatoriana del Instituto Francés de Estudios Andinos, lleva casi dos décadas trabajando en los registros de la época pos-conquista , creyendo encontrar el tesoro del Inca, no en las montañas de los Andes, sino en los libros. Ella piensa haber encontrado pruebas de que Rumiñahui, general de Atahuallpa, tomó los huesos del último emperador Inca, y los escondió cerca de Quito, Ecuador.
Todavía se rumorea que Pizarro había exigido una habitación llena de oro a cambio de la liberación de Atahuallpa, y que el impaciente español mató al gobernante antes de que llegara el rescate que venía de Ecuador. Sin embargo, no hay constancia de dicho contrato. Se suponía que el tesoro era recogido, pero nunca llegó, como la noticia del emperador muerto llegó a los oídos de los transportistas antes de llegar a la ciudad. Durante siglos, buscadores de oro, arqueólogos y otros han buscado en las montañas de Ecuador el tesoro destinado a impedir una ejecución y salvar a un emperador. (Referencia)

Sin embargo, Tamara Estupiñán cree que el tesoro no es el oro, sino los huesos del Emperador. “Para que un nuevo rey inca sea coronado, explica, la ceremonia tuvo que ocurrir frente a la momia de su predecesor. Para los [Incas] el verdadero tesoro era el cuerpo de Atahuallpa “, continuó. “Sin una momia, no hay coronación. Sin un cuerpo, no hay nada, es tan simple como eso “.

Estupiñán creía que los secretos estaban contenidos en textos tan mundanos como los documentos de tenencia de tierra del hijo de Atahuallpa. Ella tomó más de un año para traducir con cuidado y descifrar el documento de siete páginas. En esas páginas, encontró intersecciones entre los terrenos y los viajes del general Rumiñahui, y ambos señalaron a Sigchos, un lugar no lejos de Quito. “Trabajando sobre una corazonada, Estupiñan comenzó a investigar rituales de muerte incaicos y descubrió que la momia de un gobernante era referida como un malqui. Y, por supuesto, había un área llamada Malqui cerca de Sigchos “(Ibid).
Estudiando viejos mapas, también encontró a Machay, que significa “lugar de descanso final.” (Referencia)

Viajando a la zona en 2010, en una densa selva encontró una piedra de estilo inca que posteriormente fue nombrada Malqui-Machay. Según Ecuador.com, “Consiste en un complejo de paredes, cantería y acueductos en el estilo distintivo del diseño Inca imperial, con un monumento que conduce a varias salas rectangulares construidas en piedra cortada y pulida que rodea una plaza. La estructura increíblemente bien conservada incluye una pasarela amurallada que comienza en el río Machay, con escaleras de estilo piramidal que conducen a lo que habría sido el trono del emperador. (Referencia)”.

Atahualpa Inca
Atahuallpa Inca

Estupiñán está convencida de que éste es el último lugar de descanso del último emperador de los incas. Sin embargo, teme que los huesos de Atahuallpa, que se hubieran exhibido al aire libre, se hayan entregado a tiempo. “Este misterio es un rompecabezas, y tengo 70 a 80 por ciento de las piezas”, dijo. “Aún me falta el 30 por ciento del rompecabezas, y en ese 30 por ciento, es el cuerpo”.

Lea más aquí:

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.