Comentario

Inti Raymi, una celebración y una lucha

El día amanece con sol y brillo en el Cusco. Ni una nube se encuentra en el cielo. El sol reina, aunque la mañanita es fría. Sudamérica está experimentando una ola de frio. Sin embargo, el sol prevalecerá y el día se pondrá caluroso.

Es Inti Raymi, el Día del Cusco, y una celebración del sol, o por lo menos de los Incas quienes honraban el sol. Por todo Perú es, asimismo, la fiesta de San Juan y el día del campesino, cuando en muchos lugares se prendieron fogatas anoche en lo que tradicionalmente se llamaba “la noche más fría del año”. En las tierras bajas hacen juane para hoy, paquetes de arroz, gallina y otros ingredientes envueltos en hojas de banana que son una delicia sabrosa.

The inca at in Inti Raymi (Walter Coraza Morveli)
The inca at in Inti Raymi (Walter Coraza Morveli)

Es feriado hoy en Cusco. Hay poco tránsito aunque los integrantes de Inti Raymi se movilizan para donde se organiza la actuación de esta fiesta, lo que acá llaman una escenificación, una puesta en escena.

Al sonido de tambores Hollywoodescos, como cualquier paso de guerreros indios de cualquier película (un golpe tónico fuerte seguido por tres llanos) el drama enfatiza como el Inca recibía el sol de mañana y luego su sacrificio al sol de mediodía, con muchos disfraces y danzas rigurosas y litúrgicas.

Aunque el guion fuese establecido hace décadas como esfuerzo por recrear lo que fue escrito por el hijo del Cusco, el cronista Inca Garcilaso de la Vega cuando describía después décadas fuera del Perú lo que recordaba de los rituales Incas en su ciudad a poco de la conquista. Sin embargo, la escenificación es un producto de sus tiempos, aunque continuamente se actualiza y se cambia cuando cada alcalde le pone su marca.

Con Inti Raymi se culmina una época importante de fiestas que comenzó con la fiesta católica de Corpus Christi y luego fue seguido por los días del Cusco, dos semanas de pasacalles por tres costados de la Plaza. Cada vez más los desfiles dejan atrás la tradición andina de una entrada, es decir bailar y marchar por un camino ritual por la ciudad, para volverse más y más solamente una escenificación, es decir una fiesta simulada. Se danza frente a los jueces o las cámaras de televisión para que se pueda trasmitir la marcha y las danzas.

Dos palabras caracterizan esto: presente y saludos. Por ejemplo, FARTAC, el sindicato izquierdista de trabajadores campesinos estuvo presente, se registró como parte de la fiesta. Así reclama ser parte de la sociedad y tener la relevancia. Y, a la vez la saluda, es decir reconoce y activa la ciudad con lo que se auto reconoce y auto actualiza como parte de ella mediante el saludo.

Musicos Tocando quena en honor a la salida del Inca(Walter Coraza Morveli)
Musicos Tocando quena en honor a la salida del Inca(Walter Coraza Morveli)

De todos modos, el tema central del día es la jerarquía seguido por espectáculo. Más que nada la gente se queda esperando, tanto los que miran de las calles o los integrantes del desfile. Esperan su turno para entrar. Tal vez practican sus danzas o marchas, comen, y beben algo de chicha, licor o cerveza. Esperar es su suerte, destinado así por la jerarquía, hasta que lleguen a la plaza donde se ve como se les entra una energía y entusiasmo, cuando están por pasar y bailar por el ojo de la autoridad.

El enfoque central es el palco donde están las autoridades y los jueces, tanto como las cámaras televisivas. Como resultado, en cuenta de estar en la calle mirando pasa a medio mundo, estando tú en una masa de gente en que de esta forma se construye el sentido y noción de integrar un público que comparte una experiencia, ahora mucha gente mira el espectáculo por televisión, si no lo ignora completamente.

Inti Raymi es asimismo una escenificación como espectáculo. La gente del Cusco actúa y comentan el evento y sus cambios. Rara vez lo aprecian desde las tribunas en Saqsayhuaman. Si lo miran es por televisión o por video. En cuenta de eso lo ignoran o si no se juntan para hacer y comer huatia en una masa de gente al lado de Saqsayhuaman donde se lleva a cabo la actuación. Así integran otro público al lado de la fiesta central de la ciudad.

Los grupos indianistas desafían el Inti Raymi formal y la jerarquía de fiestas en la ciudad. Tratan de arrebatar el nombre de Inti Raymi y cambiarle de la cosa codificada, registrada, marketeada, o sea propiedad de la élite, y volverlo una celebración del sol y de la realidad indígena en un lugar donde el turismo y los líderes hispanizados y guiados por el mercado lo controlan.

El Inca y su Sequito Iniciando su recorrido desde Qoricancha hacia la Plaza de Armas Walter Coraza Morveli()
El Inca y su Sequito Iniciando su recorrido desde Qoricancha hacia la Plaza de Armas Walter Coraza Morveli()

Entonces hay una lucha en el corazón de Inti Raymi y no se manifiesta en el escenario. Es la lucha por representar y por formar un público en él que los indios (una palabra en sí muy peleada aunque poderosa políticamente) pueden tener lugar e importancia.

La lucha sigue. Para hoy puedes disfrutar de las escenas del Inti Raymi que se realizan dentro de la ciudad o subir a Saqsayhuaman también a mirar. Además tienes otras alternativas como ir a donde se realiza la huatia al costado de Saqsayhuaman, y comer papas cocidas en el horno de tierra de forma igualitaria con la familia y amigos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba