Comentario, Fiesta

Gigantes festivos en espacios sagrados

“Había gigantes en la tierra en aquellos días” (Génesis 6: 4).

Los gigantes recorren las calles de Cusco en estos días en medio de hordas de seguidores y me hacen pensar. Su presencia abruma; Son dramáticos e imponentes y, obviamente, una parte importante de la vida en la ciudad, aún si es sólo en este momento que desfilan en cantidad.

Ahora, mientras escribo, los gigantes, o mejor dicho, los Santos Patrones de los barrios tradicionales del Cusco, se reúnen en la Catedral en su convocatoria anual. Mañana, el octavo día de Corpus, empezarán a regresar a sus iglesias, algunos rápidos y otros lentos, cada uno con una velocidad diferente y un camino diferente. Se elevarán sobre la ciudad y bloquearán el tráfico durante días, juntos con sus seguidores que marchan con ellos y bailan.

Además de ellos, también hubo otros gigantes que se levantaron como pilares masivos y bailaron por la Avenida el Sol y alrededor de la Plaza de Armas este domingo cuando la Universidad Diego Quispe Tito de Bellas Artes llevó a cabo su desfile anual de alegorías como se llaman los gigantes. La muchedumbre atesta cada centímetro disponible de espacio para mirar el desfile de las figuras alegóricas gigantes. La gente se ríe, señala, y grita. Las figuras ahora se encuentran en el mall y en la calle Márquez, donde la gente se detiene a mirar, comentar y admirar.

Bellas Artes (David Knwolton)
Bellas Artes (David Knwolton)

Este juego doble de gigantes sale de un espacio cerrado y entra a las calles Cuzco cada año para la fiesta de Corpus Christi y durante los desfiles cívicos de las Fiestas del Cusco. Se abruman en tamaño y majestad, y en el número de personas que los acompañan, más para los santos patronos y menos para las alegorías. Aturde verlos, más grandes quenada en la vida y demasiado grandes para pasar fácilmente debajo de algunos. La escala de lo ordinario se siente pequeña y fácilmente abrumada por seres mucho más grandes y por lo tanto trascendentes.

Estos conjuntos gemelos de gigantes son una parte importante de la organización social del Cusco. Si sólo se concentra en las personas vivientes se pierde el poder de estas entradas y su papel en la vida y accionar de la gente, se imposibilita entender la ciudad.

Las alegorías son diferentes cada año de acuerdo con las decisiones de los diversos profesores y grupos de estudiantes de la escuela de Bellas Artes. Ellos ejercen su oficio y su arte para resaltar aspectos de la vida social, económica y política del Perú por medio de imágenes.  En el día del desfile vivirán y se moverán, casi respirarán entre las multitudes.

Nunca son iguales que los santos, aunque hay motivos comunes: tales como la crítica de los Estados Unidos y la perfidia de algunos presidentes nacionales que no son muy queridos en el Cusco. Se parecen en otro aspecto, la realización –el volver tangible y real–los escándalos nacionales, como la controversia actual de la compañía lechera Gloria la cual fue descubierta adulterando productos lácteos o como la herida de Chile quien negó el rótulo de pisco al licór famoso peruano. 

Al tomar problemas abstractos y fluidos y llevarlos a la tierra, haciéndoles real, en las imágenes observamos el rol y el propósito continuo del arte. Encapsula y condensa de manera contundente lo vivido pero no visto. A la vez lo vuelve gigante. Es decir, se mueve en el espacio de lo sagrado, lo que es ocupado por los santos.

Los quince santos patrones que se desfilan en Corpus Christi, permanecen sin cambios en el mediano plazo.  Están bien definidos por una historia de arte e iconografía, que nunca debe ser olvidado, en la interacción con Europa y así se ha creado figuras sagradas que se interponen entre mundos . Forman puentes entre los cielos y la tierra, así como entre el continente de los invasores, los imperialistas, y la tierra de los incas. Cusco ha sido famoso por su arte religioso y por sus imagineros, ya sea que hagan arte sagrado, arte regular o artesanía. La presencia de estos artistas fue una importante justificación y apoyo para la creación de la escuela de bellas artes, nombrada por uno de los mejores artistas clásicos del Cusco, Diego Quispe Tito.

Corpus Christi (David Knwolton)
Corpus Christi (David Knwolton)

Cada año, la vestimenta de los santos es diferente. Son pedidas por las personas que patrocinan la fiesta del santo en esta ocasión. El ropaje representa la riqueza y el poder del sacrificio y el regalo que estas personas hacen en devoción a la figura santa. También son importantes por su poder de organización al reunir a grupos de seguidores que, en sus sacrificios y movimientos, hacen que los santos cobran vida e incluso bailan en las calles en toda su gigantesca naturaleza.

En esto, vemos una diferencia entre los dos conjuntos de gigantes. Aunque unidos en relación a la trascendencia e incluso a lo sagrado, están separados en relación con la sociedad. Los santos hacen que los barrios tradicionales y los grupos sociales, las cofradías y otros, estén motivados y vivan alrededor y en beneficio de la figura sagrada. La interacción que es recíproca cuando la figura baila en grandeza por las calles.

Las alegorías también invocan grupos de personas, pero éstas no se convierten entonces en permanentes alrededor de las figuras. Su unión es momentánea, aunque sigue siendo poderosa. Es que el arte moderno del estado y la política de invocar a los grupos que espectan y encuentran identidad y un yo en ese acto. Sus emociones y sentimientos son invocados pero sin más acción no se constituyen en bloques activos, a pesar de que este es el modelo de liderazgo político contemporáneo que se manifiesta en el acto ritual que es semi-obligado, el voto.

Veo los conjuntos gemelos de gigantes que condescienden a aparecer y bailar por las calles del Cusco dando acceso a dos conjuntos ideales de santidad en el Cusco con sus diferentes formas de organización social: una de parroquias, barrios y hermandades, la otra de espectadores e identidad como un enfoque en algún objeto externo mayor que la vida.

En estas figuras, y su tamaño, vemos la magia del Cusco. Es de hecho una entidad poderosa y sus gigantes lo muestran y le dan forma.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.