ComentarioCuentosEntertainmentFolkloreFolkloreStoryTales

El Niño Manuelito

En estos días previos a la navidad, en nuestra emblemática ciudad del Cusco se encuentra algo único y tradicional de la Nochebuena peruana; artesanos cusqueños exhiben y venden las esculturas de un niño; casi siempre con el rostro lleno de lágrimas, gracias a una herida en el pie causada por una espina. Esta imagen es conocida como el Niño Manuelito o el Niño de la Espina.

El famoso escultor e inaginero Antonio Olave Palomino fue el creador de esta maravillosa imagen “El Niño Manuelito”, la cual es su más grandiosa obra. Cuenta este escultor que su inspiración fue el relato de una historia de la ciudad de Vilcabamba en el año 1975, la historia cuenta que un niño pastor llamado Q’alito se encontraba jugando con otros pastores; uno ellos comenzó a llorar por que una espina se le había escrutado en su pie. Q’alito al ver su amigo llorando, agarro una espina y se la incrusto en su pie, y le dijo al otro niño; No llores yo también tengo una espina en el pie. Gracias a este relato Olave se estremeció e inspiro para la creación del “Niño de la Espina”.

Los antiguos pobladores del pueblo de Vilcabamba cuentan que existió un niño pastor, al cual sus padres todos los días enviaban al niño junto con sus ovejas a las montañas. Un dia el niño regreso tarde a su casa y muy sucio con el pantalón muy gastado en la parte de atrás, los padres muy sorprendidos lo regañaron. Pasaron los días y el niño regresaba de la misma manera a su casa, pues durante sus labores de pastoreo había conocido a otro niño con el cual jugaba mucho, por esta razón los padres decidieron darle el trabajo de hilar lana de oveja.

Un dia el niño de tanto jugar se olvidó de hilar y empezó a llorar, su amigo al verlo llorar le dijo atrapa a una oveja le haremos hilar a ella, el niño le pregunto ¿Pero cómo?, a lo que este respondió tu solo atrápala y el obedeció; una vez atrapada la oveja le hicieron comer la lana sin hilar y la oveja por atrás como un milagro botaba lana hermosamente hilada y los niños la envolvían. Los padres sorprendidos por la calidad y cantidad de hilado se sorprendieron y no encontraron explicación alguna para tal hecho, así que decidieron seguirle a su hijo.

Una vez llegado al lugar los padres escondidos vieron a su hijo jugando en el rodadero muy entretenido con otro niño de rostro muy hermoso, llegada la tarde los padres vieron como los niños obtenían el hermoso hilado y dijeron admirados ¡Esto es un milagro!, los padres retornaron a su casa sin que se diera cuenta su hijo, y decidieron avisar a todo el pueblo de tal suceso, por la tarde su hijo retorno con la misma cantidad de hilado, los padres lo recibieron muy contentos y esta vez no lo regañaron.

Al día siguiente enviaron al niño como todo los días a pastar a los animales y a hilar la lana, cuando el niño salió de la casa los padres y la gente el pueblo le siguieron a escondidas, cuando llegaron vieron a los niños jugando y más tarde pudieron apreciar el milagro del hilado de la lana, así que decidieron rodearlos para poder atrapar al niño de rostro hermoso, cuando más y más se acercaban el niño se convirtió en estatua de piedra, la gente maravillada con lo que veía ante sus ojos lloraron pues se dieron cuenta que ese niño era el Niño Jesucito, entonces decidieron llevarlo a la iglesia del pueblo de Vilcabamba para que sea venerado por todos.

Niño Manuelito (Photo: Brayan Coraza Morveli)
Niño Manuelito (Foto: Brayan Coraza Morveli)

En nombre Manuelito viene de Emmanuel que quiere decir Dios con Nosotros y Jesús es la morada del espíritu Dios en la tierra, siento el diminutivo de Emmanuel: Emmanuelito, y por esta razón lo llamamos hoy Manuelito, en si este es el mismo niño Jesús.

Actualmente hay una variedad de imágenes del Niño Manuelito, y son presentadas en cusco durante la tradición de la fiesta del Santurantikuy, estos niños presenta rasgos como: Las mejillas rojizas y trajes de la región, siendo uno de los más populares el Niño de la Espina.
De acuerdo a la tradición oral el Niño Manuelito es muy milagroso y es parte importante como tradición de nuestro país.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Desde el siglo XVII al menos, existe en España la tradición del Muanuelito o Manolito, imagen del Niño Jesús que , el 1 de enero, día de su fiesta, pasaba de la cuna a la silla- trono, pasando así de niño pobre sin techo a Rey de Reyes, para cecibir a los magos como tal.
    En cuanto al Niño de la espina, es asimismo tradicional, sobre todo en pintura, pues se trata de una premonición de la Pasión.
    Los Manuelitos son, sin duda, una hermosa interpretación de tradiciones tan antiguas, que se perdieron con el paso de los años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba