costumbres

El Ekeko O Dios De La Abundancia

Cada 19 de enero se celebra “el día del ekeko”, conocido también como Iquiqu o tunupa es una deidad venerada por el pueblo boliviano desde siglos antes de la conquista del territorio suramericano por los españoles, su área de influencia se extiende por los Andes del Perú , llegando hasta la Argentina, donde suele ser conocido con otros nombres. Su origen se remonta a los antiguos Tiahuanaco quienes lo adoraban porque creían que ahuyentaba la desgracia de los hogares, tras la anexión del territorio al Imperio Inca, estos adoptaron a la “deidad” y lo convirtieron en símbolo de fertilidad y de buena suerte.

A pesar de siglos de “cristianización” a cargo de los curas que llegaron junto con los españoles, esta costumbre ancestral persiste hasta el día de hoy.

Ekeko, The Altiplano Figure of Abundance
Ekeko, The Altiplano Figure of Abundance

Al ekeko se le representa con un muñeco que tiene una altura de aproximadamente 20 cm y es representado como un hombre soriente de aproximadamente 40 años de edad, con el rostro arrugado y unos ojos muy vivaces, con la boca abierta y con los brazos extendidos como si estuviera esperando un gran abrazo, su vestimenta es un atuendo típico de la zona andina, consiste en: sombrero, chullo, bufanda, poncho y ojotas.

El ekeko o Dios de la abundancia es un amuleto muy benévolo, capaz de conceder todos los deseos con solo pedirlos, al cual se le sobrecarga con toda clase de objetos en miniatura, sean billetes de dólar, electrodomésticos, automóviles, alimentos y todo lo que uno desee, por esta razon se ve que de su cuerpo cuelgan pequeñas bolsitas a modo de alforjas, el poseedor del ekeko puede ir agregando nuevos deseos cada vez que lo requiera.

El ekeko debe ser regalado y no comprado para que sea efectivo, para que el ekeko cumpla todos estos deseos solicitados se le debe colocar un cigarrillo encendido en la boca cada vez que se le solicite un deseo y fumar con él hasta que se consuma completamente el cigarro, si se consume solo hasta la mitad es de mal augurio, pero si se consume totalmente este concedera el deseo.

Solo los días martes y viernes se le puede hacer los pedidos, al medio día o a la media noche y cada vez que se le pida un deseo se le tendra que hacer fumar, Si el deseo o pedido es aceptado, del cigarrillo saldrá humo como si realmente el Ekeko fumara.

El ekeko generalmente es poseido por jovenes solteras, quienes en vez de tener una pareja prefiereen tener al ekeko quien les concedera todos sus deseos a cambio de su fidelidad a él.

En el caso que, el ekeko pertenezca a una familia y si en esta hubiese una joven soltera, el Ekeko podría enamorarse de ella y hasta sentirse su dueño, pues es un personaje extremadamente celoso y puede auyentar a cualquier pretendiente e incluso podría separar a una pareja bien constituida y traer consigo desgracias al hogar.

Cuando se adquiere el ekeko se le debe colocar en un lugar visible para ser admirado, pero no debe ser tocado por ningun motivo pues se dice que si alguien lo toca se carga de energias negativas y no podra cumplir los deseos.

Hoy en día en la ciudad del Cusco esta costumbre de tener un ekeko en casa o en los negocios se hace mas fuerte cada día, pues quién no desea pedir un deseo y que este se le cumpla.

Si uno quiere comprar un ekeko solo tiene que ir a cualquier mercado tradicional del Cusco, dentro de ellos podemos mencionar al mercado de San Pedro, donde encontrar una variedad de ekekos.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *