costumbres

El Acllahuasi: casa de las mujeres escogidas

Las primeras instituciones educativas fueron creadas por Inca Roca y perfeccionadas por Pachacútec. Dentro de ellas tenemos el Yachayhuasi , institución educativa para los varones y el Acllahuasi para las mujeres, el termino Acllahuasi es una palabra quechua que significa casa de las escogidas, era un centro de formación femenina en el Imperio de los Incas.

Las Acllas fueron las mujeres de mayor preparación cultural en el imperio. Eran mujeres verdaderamente escogidas, procedían del tributo de su pueblo y vivían enclaustradas en el Acllahuasi o Casa de las Acllas.

Todos los pueblos tenían obligación de tributar futuras Acllas al estado. El Inca destacabaa cada provincia a un funcionario llamado “Apo Panaca” o “Señor de las Hermanas”, el cual se encargaba de seleccionar a las niñas de entre los 8 y 10 años, a las que eran singularmente bellas, libres de defectos físicos. Se las ponía bajo el cuidado de las Mamaconas, que eran las maestras que instruían a las acllas en los ritos religiosos, la preparación de comidas sagradas y la elaboración de finos tejidos para el Sapa Inca y la nobleza del Tahuantinsuyo.

Cuando cumplían los 10 años de edad las niñas tenían que decidir si querían regresar a sus lugares de origen con sus padres o continuar en el Acllahuasi para convertirse en sacerdotisas de los principales dioses, siendo el acllahuasi más importante el del Cusco, perteneciente al Dios Sol, además de tener a su disposición en algunos casos el cuidado y ofrenda de las momias incas.

Algunas de las mujeres del Accllahuasi eran destinadas al Inca como sirvientas, preparaban la chicha para el Inca, otras se convertían en mamaconas. Otras eran elegidas como premio a los grandes guerreros incas y a la nobleza normal y de privilegio.

Los cronistas Garcilaso y Guaman Poma de Ayala denominan a estas vírgenes del sol como monjas, Bernabé Cobo describe al acllahuasi cercano al templo del sol “Qoricancha” como un “monasterio de mamaconas, muchas veces esta institución del Acllahuasi fue comparada por los españoles con los conventos cristianos, pero en realidad sus funciones abarcaban mucho más allá, pues también tenían la finalidad de la producción textil en masas para el estado incaico.

La producción textil para el estado tenía una finalidad: mantener la economía de redistribución estatal. Es sabido de que entre los regalos más apreciados que podía dar el Inca era la coca, mujeres y ropas. Esta acción se generaba como una forma de compensar a los fieles, guerreros o personas cuya actividad generaron un bien al estado inca. La dádiva a modo de redistribución fortalecía los lazos con las etnias conquistadas o con los generales, ejerciéndose una situación estable entre ambas partes. Así, la economía incaica necesitaba para la redistribución cantidades muy grandes de ropa para mantener el equilibrio deseado, así como de coca y de mujeres.

Los acllahuasis también funcionaban como un almacén de mujeres, de donde el Inca podía disponer para regalar a modo de esposa a los curacas o personas cuyos servicios debían ser compensados. Además de ser dadas para compensar a los fieles, eran entregadas por el inca en “matrimonio” a algunos curacas para concertar determinadas uniones, con estos matrimonios establecían las alianzas políticas necesarias.

Otra función de la aclla es la de preparadora de alimentos y bebidas para las celebraciones o rituales, o de chicha, una bebida muy preciada, hecha a base de maíz. Las acllas fueron entonces importantes en el mantenimiento del sistema redistribuido.

Al recinto del Acllahuasi no podían entrar hombres a ver a las mujeres. El estado de las acllas y mamaconas era conocido por el Inca, pero gracias a que este mandaba a la Coya su esposa, quien al igual que sus hijas, eran las únicas que podían ver y hablar con las mujeres vírgenes, si alguien incumplía esta regla su pena era la muerte, y si era alguna de las mamaconas quien lo ayudaba a ingresar a ella se le daba la misma pena.

La institución del acllahuasi además de su gran importancia dentro del equilibrio económico incaico, demuestra el gran papel que jugó la mujer dentro del mundo andino.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.