Comentario

Danzas y cambio en el Cusco

Watching Alas Peruanas Dance (David Knowlton)

Bailar en comparsas es simbólicamente rico en los Andes, como lo es aquí en el Cusco. Se puede leer en las crónicas, las narraciones coloniales de la vida incaica, como fue una parte importante de la ceremonia pública. Y a finales del siglo XVI la gente intentó revivir su cultura en un poderoso movimiento de danza llamado Takiy Onqoy. Sin embargo, los cambios se producen continuamente.

Mientras escribo, una universidad privada, Alas Peruanas, presenta su saludo a la ciudad y región a través de la danza. Las diferentes danzas se organizan de acuerdo con las escuelas y programas, departamentos. Presentan sus danzas a lo largo de dos lados de la plaza en una presentación teatral, cuadrada, donde fluir entre estos espacios no parece importante, mientras que el baile que allí se presenta.

Bajo los techos portátiles que los protegen del sol intenso, los jueces se sientan y evalúan las actuaciones. A medida que los bailarines terminen una sección coreográfica, no es infrecuente que los espectadores aplaudan reforzando así la teatralidad de la actuación y el papel del público como espectadores, mucho en el modo moderno,

Ayer, fue la gran procesión de Corpus Christi. La danza se destacó por su ausencia, aunque cada uno de los santos tiene comparsas que están asociadas con ellos. En muchos casos, como el de San Jerónimo, se unirán de nuevo al santo en ocho días cuando el santo haga la larga marcha a casa. Además, a menos que me recuerde mal, bailaban comparsas que acompañaban a los santos en la procesión. Carolyn Dean, en su importante libro sobre el Corpus, reconoce lo importante que eran las danzas en la procesión barroca de Corpus Christi durante el período colonial temprano.

No sé cuándo los bailes fueron quitados, aunque fue dentro de los últimos veinte años. Digo tal, porque recuerdo cuando Corpus incluía las danzas y fue aún más magnífico. Creo que las danzas han sido limitadas a eventos y procesiones parroquiales.

Mientras tanto, la Iglesia ha purificado su evento para centrarse en lo que considera importante, a la vez que deja que ahora se enfatice la presentación pública de las danzas como “cultura” y como representativo del Cusco en los eventos organizados por la EMUFEC, la autoridad municipal de los festivales.

Mientras la danza desempeñara otros papeles y significados antes, ahora se presenta como una actuación, un símbolo tangible de la “cultura” del Cusco. Y ella se ve comprendida en el conjunto de danzas designadas, codificadas y definidas que la gente puede realizar y para las cuales pueden ser juzgadas.

La actuación se realiza ahora en un escenario y la gente responde aplaudiendo la calidad de la representación, mientras durante una procesión comentan sobre los papeles que la gente local está haciendo en la presentación cosmogónica del santo. Se mueven y casi bailan los santos alrededor de la plaza sobre los hombros de sus parroquianos. La gente también comenta sobre los santos. Comparan y contrastan y hablan de sus vestimentas. En esto, a través de la observación, mantienen y aumentan su devoción a estas figuras sagradas, o incluso la falta de devoción a las particulares.

Creo que el movimiento hacia la “cultura” comenzó en los años sesenta, aunque lo vi en acción a principios de los ochenta, ya que la gente de la zona rural aymara, con la que trabajaba, dejó de danzar en fiestas por un período y los volvió a realizar ya como cultura para presentaciones locales y regionales, así como en las diferentes instituciones.

El estilo de baile de Cusco es una forma particular, local, de este movimiento más amplio. Esta cultura simbólica, codificable y típica no es lo mismo que la que los antropólogos tradicionalmente entienden por cultura como modo de vida, aunque influye en cómo viven las personas. Si nada más, abre espacio para que puedan ser ellos mismos a sí mismos, y participar en la cultura global y la economía global, que también depende de la cultura de venta y fabricación para ella.

La danza como cultura típica -un tipo que representa una institución, un pueblo, una ciudad, una región- es donde la gente asume esa identidad y cultura, la encarna, la realiza y es juzgada. También lleva una narración, una historia ahora, (sea verídica o no) sobre cuál es su significado como emblema (una especie de fotografía algo estático) de la vida antes de la urbanización y la modernidad, que es de la tradición. La danza crea y realiza estas imágenes de “erase una vez” para colocarle bajo la noción de tipo cultural.

Las cosas cambian. A pesar de eso, la gente del Cusco todavía realiza comparsas de danzas. Todavía le encuentran significado e importancia.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.