Sin categorizar

Café fino y sonrisas en la Av. de la Cultura, Los Three Monkeys

En la ciudad del Cusco tres baristas jóvenes, carismáticos, alegres y llenos de energía buscan innovar y mejorar lo tradicional en cuanto al café.

De una taza de café se puede desprender más de una sensación, de ahí surge un mundo completo del que a menudo nos faltan palabras para describir sus cambiantes aromas y sabores.

Neto, Diego e Iván son los tres monos en nuestra ciudad, que van complaciendo a los transeúntes y amantes del café. Su particular forma de preparar y presentar una buena taza de café al aire libre da mucho que hablar.

Ivan, Diego, Hernesto, David (Foto: Walter Coraza Morveli)
Ivan, Diego, Neto, David tomando un desayuno en Kushcafe (Foto: Walter Coraza)

En la Av. De la cultura a una cuadra subiendo desde el Real Plaza por la mano derecha, en la puerta del restaurante Tacuchón, se encuentra una carreta elegante de color marrón con 3 ruedas, como de triciclo, equipada con una maquina cafetera italiana y algunos instrumentos profesionales. Ahí ellos preparan una variada oferta cafetera que no solo deleita a sus clientes sino habla de ellos y su pasión por el café.

En su pizarrín el logo de los tres monos junto a su oferta tentadora llama la atención de las personas que transitan por esta avenida principal. Como dicen, su afán es de sacar una sonrisa a la gente al ver su carreta y sobre todo probar su riquísimo café que es de los valles de Quillabamba y Yanatile, de las fincas de la familia y vecinos de los jóvenes.

Trabajan el café desde el inicio hasta el producto final. Desde el brote de nuevas plantas, la cosecha, tostado, y al final el premio, la preparación de una taza de esa maravilla que nos levanta la mañana y nos abre las tardes.

Café Three monkeys sobre ruedas (Walter Coraza Morveli)
Café Three monkeys sobre ruedas (Walter Coraza Morveli)

Ellos también surten a más de una veintena de cafés y restaurantes con su café en grano, y al público el producto final.

Piensan siempre mejorar su arte y ofrecer al público una calidad que antes no se encontraba en la ciudad imperial. Viajan siempre a participar en competencias nacionales del arte del barista y su café. Ya tienen estos monos cusqueños reconocimiento en los salones de alta cultura cafetera nacional.

Recuerdo la mañana soleada que tomé una taza de café americano junto al equipo de Cuzco Eats. No me puedo olvidar de la atención de los tres monos. Cultivaban esas sonrisas en nosotros con su dedicación y calor humano mientras las nubes andaban en el cielo, la gente transitaba de arriba abajo, y algunos se acercaban a pedir su café.

Observaba la preparación de mi ansiada taza de café, al estar sentado en las bancas. Se podía sentir el tentador aroma del café cuando le molían en ese instante.

Three Monkey Café (Foto: Walter Coraza)
Three Monkey Café (Foto: Walter Coraza)

Ahí, recordando de las tantas tazas que probé, me di cuenta que un café es algo más que una bebida fuerte o floja, suave o amarga. Cada café es distinto, desde el aroma, el sabor y el color. En cada lugar o cafetería el café se distingue de otros. Cuando degusté el café de los monos me pareció una monada encantadora. La lengua guardaba un aroma no tan amargo como la mayoría de los cafés que he probado. Se sentía agradablemente el dulzor en el paladar y eso que todavía no le puse azúcar.

Los Three Monkeys se conocieron en el Museo del Café, que se encuentra en la calle Espaderos. Compartieron barra y poco a poco la idea de la carreta fue sazonándose hasta que ahora es una realidad.
Atienden de lunes a sábados de 8 a 10 de la noche

Una tasa de café con aroma a felicidad (Walter Coraza)
Una tasa de café con aroma a felicidad (Walter Coraza)

No había carretas de la forma como ellos querían, y tuvieron que importarla. Ellos nos comparten sus aventuras diciéndonos que: “Por la carreta tuvimos que ir a Lima. En mente teníamos pensado llegar a recoger la carreta y volver. Pero al final, nos quedamos como 2 semanas. Tuvimos que estar durante todo el día esperando y tuvimos que gastar mucho más de lo planeado. Fue cansador, pero cuando lo tuvimos en nuestras manos y ya era una realidad, nos llenó de alegría, y esa alegría queremos compartirlo con todo el público a que le gusta probar un buen café.”

Si quieren una buena sonrisa y una taza de café inolvidable pueden encontrar la carreta de los Three Monkeys en la Avenida de la Cultura, a una cuadra de la entrada a la Real Plaza, de lunes a sábados desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.