bebidas, historia, intersecciones, leyendas, medicinales, paisaje, religión, turismo

Ayahuasca, una planta con exigencias, desafíos, y cambios

¿Y si te dijera que hay una planta que te puede enseñar tu pasado, presente y futuro; una planta que se considera reveladora de tu plan de vida potencial y una ayuda en elegir lo que quieres para ti? ¿Y si te dijera que hay un mundo de medicina espiritual que renueva tu cuerpo y abre tu corazón a una sanación profundo? ¿Querrías tomarlo, comenzarías a buscar Ayahuasca?

En las américas nos encontramos, vez tras vez, entrando a la selva en busca de esos elixires para la vida. Los incas apreciaban las hojas de coca por su habilidad de animar en alturas elevadas y aplacar el hambre. Los españoles saquearon el continente en busca de oro y comidas exóticas. Ahora, países ricos y occidentales siguen el pillaje en busca de oro y plantas con valor medicinal mientras manipulan las políticas sureñas para su apetito insaciable de poder blanco.

IMG_1175
Un shaman fumando una pipa de mapacho

Otra ola de buscadores está comenzando a llegar al Perú en busca de la planta medicinal tradicional, ayahuasca.

Hace casi siete años, médicos inspirados por los éxitos de la industria farmacéutica en la Amazonía comenzaron a investigar a esta enredadera famosa en espera de encontrar una medicina para cortar adicciones a drogas y alcohol. A la vez, viajeros han estado buscando y compartiendo esta planta desde antes de que estuviera de moda. Actualmente en el Cusco y otros destinos turísticos pululan los centros de ceremonias de ayahuasca y tours místicos y medicinales.

El ayahuasca me comenzó a llamar, como quien dice, cuando comencé mi segundo año de viajar. Antes un par de documentales, siquiera, se habían cruzado en mi camino. Sin embargo, de repente me parecía que cada quien en el camino gringo tomaba ayahuasca. ¿Dónde se encontraba? ¿Cómo se toma? ¿y, por qué?

DSC04115-2
Un shaman ofrendando Agua de Florida y Ayahuasca

Para viajeros de largo tiempo tomarlo requiere una intención seria. Para los peruanos, sobre todo de la selva, es una experiencia sagrada y un rito de pasaje. No es algo que se considera ligero. El turismo de drogas y los viajes de escape de Silicon Valley han vuelto tan popular a la planta que ahora su enredadera y las plantas que le acompañan se han escaseado y están bastante caras.

Ahí está lo básico de la historia. La droga se ha vuelto tan popular a nivel internacional que los precios para una ceremonia van de $300-400$US. De hecho esto ha estimulado a una cantidad de nuevos, y a veces corruptos, chamanes a abrir sus centros por todo Perú. Actualmente la enredadera de ayahuasca no está normada a nivel internacional. Sin embargo, la muerte del turista y rumores de restricciones de su potencia, como ya se han hecho con la hoja de coca, hace que se piense en restricciones legales. Falta ver cómo los chamanes y autoridades responderán a estos nuevos desafíos.

Gracias a este auge, la cultura de ayahuasca y del chamanismo peruano está cambiándose rápidamente y corre el riesgo de perderse. En las regiones de selva, como en Puerto Maldonado, se tomaba tradicionalmente para una ceremonia de pasar a ser adulto. La dosis de la planta era mínima.

DSC04199
Shaman en ceremonia

Los chamanes preparan la medicina, protegen el espacio de las energías malas, y cantan los cantos medicinales mientras se aúnan a tu viaje, vaso por vaso. Es la verdad. Estos chamanes toman en cada ceremonia. Son muy conocedores de la “madre maestra” como se le llama; la purga, las noches sin sueño, el ciclo de miedos y el baile con la muerte, y su don de vida. Los chamanes sirven como guías y purificadores al soplar humo de tabaco por tu cabeza, cara, y corazón para quitarte toda la mala energía, dolor, y tristeza que hay en tu cuerpo y echarlo a un mate. Se purgan y es probable que el cliente lo hará también. Como un proceso de purificación y renacimiento, te aumenta la habilidad de tolerar mayores cantidades a través de varias ceremonias. Al final, la ayahuasca te elimina todo que no te sirve.

IMG_1183
Un Shaman de Pucallpa
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.