Celebracion

Alegría, carnival y cuaresma

“La Cuaresma es un tiempo de Alegría”, dijo el Padre Patrick en la misa dominical aquí en Utah. Tomé un momento y sonreí.

Pensé en las imágenes que estaban transmitiéndose en vivo en mi teléfono de la gente en Cusco en plena guerra de agua; su alegría en perseguir a los demás, empapándose el uno al otro con agua, y echando sprays de color al otro. Estos actos parecían tipificar la alegría, la cual era evidente en los rostros de los jóvenes.

¿Eran los hechos de alegría que se suponía representaba la cuaresma? ¿Por qué entonces fueron relegados al tiempo del carnaval y no a toda la temporada de cuaresma?

Repasé la hoja de instrucción para la observación de la temporada que se había colocado en el banco. Las acciones me parecían conocidas, a pesar de que en realidad no había practicado el catolicismo desde que era niña: no comer carne los viernes durante la Cuaresma, abstenerse de algo que se elige y ayunar de diferentes maneras. ¿Cómo se consideraban alegres esas cosas?

Mientras miraba de nuevo la lista, me di cuenta de la profundidad de la historia abarcada en cuaresma. La fiesta es de 40 días que recuerda el tiempo que Cristo ayunó en el desierto. Es por eso que 40 días antes del Domingo de Pascua, comienza la temporada de cuaresma. La cuaresma y eso se recuerda en su nombre. En inglés su nombre Lent, el cual viene del idioma inglés antiguo, len(c)ten que quiere decir época de primavera. También se relaciona con el alargamiento de los días en el hemisferio norte.

La primavera norteña fue cuando la carne preservada desde de noviembre debía ser utilizada antes de que los deshielos de primavera la echasen a perder. El trigo y los granos tenían que ser utilizados antes de que brotaran. Lo mismo se daba en los productos lácteos que se habían almacenado para el invierno en frío profundo. A medida que el tiempo se calentaba, estos artículos se consumían en las fiestas de celebración, un engorde antes de la escasez de la primavera. Éste fue un período cuando el crecimiento nuevo en los campos no daba lo suficiente para saciar el hambre. Las semanas antes de la Cuaresma – antes de los deshielos de la primavera – eran momentos de fiesta. También había rituales que se llevaban a cabo para promover la fertilidad en la primavera.

La mezcla de tradiciones de fe parece ser una práctica común en todo el mundo, y se conoce como sincretismo. Así la iglesia solía anunciar las costumbres y comprensiones locales como “católicas.” Como escribe Daniel Botkin, estudioso de las comunidades judías y cristianas, “Mucho de lo que sale en el cristianismo hoy en día no es más que paganismo bautizado y lavado en blanco” /www.biblesabbath.org/tss/515/truth.html Si bien el paganismo ha llegado a ser visto como un mal, en realidad reconoce meramente las tradiciones que precedieron a Cristo.
Mientras que “carnaval” parece asociado con el mundo católico de muchas maneras, es también una fiesta que va a la raíz de la sociedad.
Y mientras “la cuaresma está destinada a ser un” taller “donde el carácter del creyente es espiritualmente elevado y fortalecido; donde su vida se vuelve a dedicar a los principios e ideales del evangelio; donde el ayuno y la oración culminan en una profunda convicción de la vida; donde la apatía y el desinterés se convierten en vigorosas actividades de fe y buenas obras “, es también un tiempo de alegría: la alegría de la renovación, la alegría de la fertilidad y la alegría del amor.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.