Comentario, noticias

Aeropuerto de Chinchero en telón de juicio

Chinchero
Chinchero

Cusco despertó con una dolorosa sorpresa el lunes por la mañana. Martín Vizcarra, que es el primer vicepresidente del país, anunció que el contrato y la Adenda entre el Perú y el consorcio Kuntur Wasi para construir el nuevo aeropuerto internacional de Cusco en Chinchero habían sido dejados sin efecto. Kuntur Wasi amenazó con acción legal mientras Cusco anunciaba una huelga general.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuzcynski, insiste que el aeropuerto se construirá, aunque “con modificaciones”, el tema ha creado un sentido de crisis y abrió muchas heridas y argumentos.

La crisis y la renuncia de Vizcarra provienen de un informe de la Contraloría General del Perú que cuestionó la legalidad de la adenda al contrato y argumentó que se deberían presentar cargos penales contra los funcionarios que lo firmaron.

En febrero, el contrato se suspendió por tres meses para que aspectos del contrato fueran renegociados por el Consorcio, Kuntur Wasi, el cual exigió mayores pagos de Perú por el aumento de costos.. Aunque la Adenda fue negociada y firmada, el Contralor General del Perú argumentó que el documento es ilegal y proporciona pagos inapropiados a Kuntur Wasi.

Siendo apoyado casi unánimemente por la élite del Cusco, El aeropuerto es cuestionado. La élite insiste en que el aeropuerto debe ser construido y argumentan que el gobierno nacional debe devolver el terreno para el aeropuerto para que el gobierno regional de Cusco pueda construir el aeropuerto que recibirá vuelos internacionales directamente de muchos países y así, esperan, ampliar el número de turistas que visitan la Ciudad Imperial y generar más empleo y más ingresos.

Los críticos plantean preguntas sobre el sitio, sobre el futuro del desarrollo en la región, sobre el impacto del aeropuerto en el suministro de agua al Cusco, sobre la posible destrucción de sitios arqueológicos y sobre la anulación de comunidades rurales de Chinchero con al menos mil años de historia y cultura.

Otros señalan el peso de la corrupción en proyectos de construcción a gran escala como éste y piden que el proyecto sea construido por el estado peruano en lugar de una empresa privada. Aseveran que el costo será mucho menor.

Esto va en contra de la lógica económica dominante de la privatización. Algunos comentaristas sostienen que la privatización ya está encerrada en acuerdos internacionales que el Perú ya ha firmado, de tal manera que Kuntur Wasi podría presentar demandas contra el Perú por violación de contrato en foros internacionales de arbitraje establecidos por la industria donde el estado peruano está en desventaja. Ellos temen que dejar de lado el contrato podría costarle al Perú las pérdidas que la compañía podría reclamar sostenidas en sus ganancias futuras.

Además, se ha argumentado que la posición del Contralor General es una designada por el congreso dominado por Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori. Como resultado, afirman que este es un acto más en la lucha de ese partido para derribar o al menos debilitar seriamente al gobierno de Kusczynski.

No importa qué, mientras la lucha política y económica continúa, podemos esperar que el asunto del aeropuerto de Chinchero sea una que continúe apareciendo ante nosotros.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.